Print Friendly
  • La última edición del Índice de Percepción de la Corrupción revela que El Salvador es el país mejor evaluado del Triángulo Norte. El país ocupa el sexto lugar de 20 países de América Latina en un ranking que no mide ni la percepción de población ni mucho menos aprueba o desaprueba a los países.

El Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional (TI) revela que El Salvador es el país mejor evaluado en transparencia en el Triángulo Norte de Centroamérica.

El Salvador obtuvo 39 puntos en una escala de 0 al 100, donde 0 es el más corrupto y 100 es el menos corrupto.

“Nosotros medimos los niveles de integridad y transparencia de los países (…) En realidad es una encuesta de encuestas. A partir de allí construímos el Índice de Percepción de Corrupción que es un ranking de los países del mundo”, aseguró el peruano José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional.

La medición ubica al país en segundo lugar en Centroamérica después de Costa Rica y en la sexta posición de 20 países evaluados en América Latina superando a Perú, Colombia, Panamá, México, Argentina, Ecuador, República Dominicana, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Haití y Venezuela.

Cuba, Brasil, Costa Rica, Uruguay y Chile son los países que obtuvieron mayor calificación que El Salvador en la región latinoamericana y ocupan los primeros lugares en el índice de TI.

“El país ha venido avanzando y mejorando cada año en el Índice de Percepción de Corrupción. Antes de 2009 no había nada, ni siquiera con quien hablar en el gobierno del tema de transparencia” aseguró Marcos Rodríguez, actual secretario de Participación y Transparencia de la Presidencia y quien antes fue el representante del capítulo de Transparencia Internacional en El Salvador.

Rodríguez dijo que “no existe una relación directa entre acceso a la información pública y percepción de la corrupción”, puso como ejemplo a “México que fue uno de los países inspiradores de la LAIP en El Salvador y sale muy por debajo de nuestro país”.

“Otro error frecuente es considerar que la calificación de seis es una frontera entre aprobado y desaprobado, esto sucede por ignorancia o malicia. Transparencia Internacional nunca ha dicho que todos los que tienen menos de seis están reprobados, si fuera así solo 28 países de 174 pasarían en limpio, el 78% reprobaría el IPC”, concluyó Rodríguez.

Luis Cruz, asesor jurídico de la SPCTA, explicó que el IPC mide la percepción de organizaciones vinculadas a bancos y calificadores de riesgo de los cuales TI retoma sus indicadores a través de las encuestas que organismos como el Foro Económico Mundial, la Fundación Bertelsmann, entre otros, realizan.

Cruz indicó que el índice elaborado por el organismo internacional se mide la percepción que tienen dichos grupos económicos y no la percepción de la población. “La percepción puede variar según los intereses subjetivos, económicos o políticos”, subrayó.