Print Friendly

El Salvador ha alcanzado, tras la gran reforma que implicó la firma y  cumplimiento de los Acuerdos de Paz de 1992, una sólida institucionalidad y un sistema democrático altamente eficiente, hechos que deben ser un orgullo nacional y son defendidos por la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén.

 

Así lo afirmó el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas, al hacer un análisis de la situación política del país durante una entrevista en la radio Mayavisión (106.9 FM).

 

“El Salvador tiene una izquierda muy fuerte, somos el partido de gobierno, y tiene una derecha muy fuerte, que sirve de contrapeso; y opera un sistema democrático muy eficiente  que ha dado muestras de una sólida institucionalidad, que ha dado por resultado, en el caso de El Salvador, una sólida estabilidad política”, dijo el funcionario.

 

Agregó que luego de 23 años de la firma de los Acuerdos de Paz  “hemos creado instituciones sólidas, tenemos retos importantes todavía, pero estamos seguro que nuestro país ha avanzado significativamente en materia cívica y democrática”.

 

Por ejemplo, dijo el funcionario, en el país existe un irrestricto respeto a la liberta de prensa y expresión, y por el lado del gobierno, el presidente Sánchez Cerén, de forma inédita, ha abierto espacios reales para la participación de todos los sectores sociales, sin distinción de ideologías o condiciones sociales.

 

El secretario Chicas destacó la necesidad de seguir fortaleciendo este marco institucional para dar cumplimiento a las diversas iniciativas del gobierno y  lograr así un país productivo, educado y seguro, prioridades planteadas en el Plan Quinquenal de Desarrollo.

 

“El presidente Salvador Sánchez Cerén, en la estrategia de seguridad pública de este país, ha fijado cinco conceptos, uno de ellos es el fortalecimiento institucional, es decir que la mejor manera de salvaguardar la democracia, de construir la estabilidad, la gobernabilidad, tiene que ver con fortalecer nuestras instituciones”, precisó.

 

 

Destacó que a El Salvador le “ha costado sangre y fuego” contar con una sólida evolución constitucional, y enfatizó la necesidad de continuar buscando ese fortalecimiento de las instituciones y no valerse de mecanismos externos, en referencia a la CICIG que opera en Guatemala, país con un contexto político muy diferente al salvadoreño.

 

“La CICIG, en el caso de Guatemala, ha podido avanzar en delitos que tienen que ver con hechos de corrupción, sin embargo, Guatemala tiene un fenómeno severo de pandillas tan grave como el de El Salvador y la CICIG no ha operado sobre ese tipo de mecanismos”, dijo.

 

“Creemos que en El Salvador puede funcionar mejor el sistema de justicia, la Fiscalía, estamos fortaleciendo la seguridad pública y muchas instituciones del Estado, pero son nuestras, nos han costado, nosotros las hemos diseñado, no es una institucionalidad artificial como ha venido ocurriendo en otros países”, expresó.

 

San Salvador, 3 de septiembre de 2015.