Print Friendly
  • El pueblo salvadoreño, la iglesia Católica y la comunidad internacional rememoran este 24 de marzo la vida y obra del beato mártir, máximo defensor de los derechos humanos en el país.

 

El gobierno de la república recuerda hoy 24 de marzo la vida y obra del beato Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador asesinado por defender su fe y en honor a quien fue establecido el  Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación a Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

 

Monseñor Romero fue beatificado por la iglesia Católica el 23 de mayo de 2015, luego que el papa Francisco  firmara el decreto de la Congregación para las Causas de los Santos en el que declaraba que el martirio del arzobispo (ocurrido el 24 de marzo de 1980) fue motivado por odio a la fe que profesaba.

 

El legado del beato Romero en defensa de los derechos humanos durante el conflicto armado de El Salvador también fue reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declarando en su nombre el 24 de marzo como la fecha en que se enfatiza el derecho a la verdad que tienen las víctimas de violaciones a estos derechos.

 

“Debemos hacer un compromiso de fe, un compromiso de esperanza, un compromiso por El Salvador, comprometernos con el beato Romero de que vamos a hacer todos los esfuerzos, que nos vamos a unir, que vamos a trabajar para que este país siga siendo una nación de prosperidad y que alcance su paz y su tranquilidad”, ha dicho el presidente Salvador Sánchez Cerén recientemente al reconocer su legado.

 

El secretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, también se refirió a la figura gigante de monseñor Romero en su cuenta en Twitter.

 

“Hace 36 años quisieron callar su voz con disparos. #BeatoRomero de América vive en el corazón del pueblo salvadoreño”, escribió el portavoz del gobierno en la red social.

 

 

 

San Salvador, 24 de marzo de 2016.