Print Friendly

Mujeres y hombres de todas las edades, ocupaciones, creencias e ideologías se han volcado a las calles en todo El Salvador para marchar este jueves 26 de marzo por la Vida, la Paz y Justicia, atendiendo la convocatoria realizada por el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (CNSCC) en favor de un país más seguro.

La Marcha por la Vida, la Paz y la Justicia ha arrancado desde varios lugares en 12 cabeceras departamentales, en sincronía con los cuatro recorridos en San Salvador y La Libertad que culminarán en un acto central al pie del monumento al Divino Salvador del Mundo, en donde la diversidad ha dado pie a la unidad del blanco, color con el que visten los asistentes a la concentración.

En la capital, ciudadanas y ciudadanos de distintos lugares de los departamentos de San Salvador y La Libertad han partido desde Catedral Metropolitana (en el centro de la ciudad), el Redondel Schafik Hándal (desde el norte), la Ceiba de Guadalupe (al occidente) y el Árbol de la Paz (al sur).

El color blanco y el rostro de Monseñor Óscar Arnulfo Romero (obispo mártir de El Salvador, quien pronto será declarado beato de la iglesia Católica) pintado en pancartas y camisas ha predominado en la estampa de la marcha.

“Queremos que haya paz en nuestro país, porque tenemos a un mártir que luchó por la paz, entonces nosotros pedimos la paz, la justicia y la vida”, aseguró María Elena de Saavedra, de 60 años, quien participa en la marcha junto a los integrantes de la Parroquia San Antonio, del municipio de Soyapango.

“Es una felicidad la que sentimos, porque el pueblo está unido, y la unión hace la fuerza”, expresó María mientras marchaba.

La juventud también se ha hecho presente. “Vivimos un país con violencia, entonces hay que darle cese, porque realmente lo que importa es vivir en paz, vivir en armonía, y esa es la expectativa que tengo”, afirmó Jorge Franco, de 18 años, procedente del municipio de Ciudad Delgado, quien ha partido en la marcha desde Catedral Metropolitana, junto a sus hermanos y los miembros de la Parroquia Asunción Palenca.

En la Plaza de las Américas, a los pies del monumento al Divino Salvador del Mundo, las marchas han comenzado a concentrarse cerca de las 10 de la mañana, en donde se desarrollan actividades culturales y artísticas protagonizadas por alumnas y alumnos de distintos centros educativos.

“Esperamos que este apoyo que tenemos nosotros aquí sea un ejemplo para todos, y dejemos atrás la violencia, porque queremos paz en nuestro corazón, para todos nosotros”, declaró Lissette Fuentes, de 52 años, quien acompaña a su hija Yanira, estudiante de primer año de bachillerato del Instituto Nacional Francisco Morazán.

Estampas similares se han registrado en las otras 12 marchas que parten en las cabeceras de otros departamentos de El Salvador.

En el acto central, el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia –integrado por representantes de diversos sectores de El Salvador– realizará una invocación ecuménica y darán lectura a un manifiesto, en un acto que también contará con la presencia del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, quien también dirigirá un mensaje a la nación.

San Salvador, 26 de marzo de 2015.