Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén confirmó que el gobierno aplicará medidas extraordinarias para combatir la delincuencia mediante el camino abierto por el consenso social alcanzado en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia sobre la represión, reinserción y la apertura de oportunidades.

“La aspiración nuestra es recuperar en todo el país la tranquilidad y la convivencia”, ratificó el líder de la nación en su habitual mensaje al país durante el programa Gobernando con la Gente, celebrado este sábado 12 de marzo en el municipio de San Pedro Perulapán.

El estadista manifestó que no se trata de una tarea fácil, pues nos enfrentamos a personas que se han degradado a tal grado que no les importa la vida de nadie, pero que son combatidos de forma integral con el fortalecimiento del Plan El Salvador Seguro, aprobado por el Consejo en enero del año pasado.

El presidente Sánchez Cerén afirmó que continúa siendo fuente de inspiración en el trabajo a favor de la paz y tranquilidad de la población la vida y obra del beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero, cuyo legado sigue vigente a 46 años de su asesinato el 24 de marzo de 1980.

“Sabemos que Monseñor Romero nos va a acompañar. Él dio su vida por nuestro pueblo y especialmente por los más humildes y los más pobres. Sufrió persecuciones, calumnias, ataques, se lanzaron contra él, fundamentalmente por defender a los más humildes, a los más pobres”, recordó el gobernante.

Una voz, desde lo más profundo del pueblo, de la gente sencilla que defiende Monseñor Romero, trajo al programa un mensaje de aliento al Presidente por su labor para llevar a El Salvador por la ruta correcta y abrir oportunidades a los más necesitados.

Se trata de Mariana Hernández Delgado, de 57 años, vendedora del mercado municipal de
Cojutepeque, y de las madres de familia de la comunidad Lomas de San Benito beneficiadas por los programas del gobierno para la entrega de escrituras de propiedad del terreno donde viven y de fondos para ayudarles a construir la casa.

La gratitud de doña Mariana tiene argumentos sólidos: la ayuda gubernamental le llega a ella y su comunidad 15 años después de los terremotos de enero y febrero de 2001 que destruyeron sus propiedades.

“De esta forma, seguidamente les digo: que estos proyectos continúen, porque realmente son de los proyectos que benefician a las comunidades y que vemos que el gobierno sí está trabajando con la gente y por la gente”, dijo.

El presidente Sánchez Cerén explicó a la multitud reunida frente a la iglesia de San Pedro Perulapán haber designado un equipo especial para determinar las medidas excepcionales para intensificar el enfrentamiento a las pandillas de asesinos fortaleciendo el Plan El Salvador Seguro.

“Nos enfrentamos a un grupo de criminales que ha perdido la noción de la vida y los valores, pero nos enfrentamos de forma integral no solo con la represión sino tratando de restablecer la paz y recobrar la convivencia en los diferentes lugares”, agregó.

Subrayó que las acciones para hacer un combate más efectivo a la criminalidad se harán sin poner en peligro el respeto irrestricto de su gobierno a los derechos humanos, una posición compartida en el Plan El Salvador Seguro.

“Debemos hacer un compromiso de fe, un compromiso de esperanza, un compromiso por El Salvador, comprometernos con el beato Romero de que vamos a hacer todos los esfuerzos, que nos vamos a unir, que vamos a trabajar para que este país siga siendo una nación de prosperidad y que alcance su paz y su tranquilidad”, expresó.

“Esa fuerza de Monseñor Romero está en nosotros, está en nuestro pueblo… Construyamos nuestra vida, nuestras familias y seamos un país con prosperidad”, subrayó el presidente Sánchez Cerén.

San Pedro Perulapán, 13 de marzo de 2016