Print Friendly

El secretario Técnico y de Planificación, Roberto Lorenzana, resaltó hoy que, pese a que se declaró desierta la licitación para concesionar el puerto de La Unión, las empresas siguen interesadas en el proceso y solicitaron buscar alternativas para asegurar la rentabilidad del negocio.

“Hicimos una licitación totalmente transparente, con base a la ley, y los participantes que eran cuatro empresas dijeron que las condiciones económicas de las bases  de la licitación al final no les aseguran la rentabilidad necesaria para hacerse cargo de la operación”, manifestó el funcionario en conferencia de prensa.

Sin embargo, aseguró que “al día siguiente que se declaró desierta la licitación, las mismas empresas que no participaron estaban diciendo que querían participar en el nuevo proceso”.

“Hay otras empresas interesadas en participar también, siempre y cuando las reglas del juego sean rentables”, manifestó el funcionario.

Agregó que el gobierno está trabajando en nuevas estrategias para impulsar la concesión del proyecto, en las cuales no se descarta un asocio público privado o contrataciones directas de empresas que quieran hacerse cargo de ese negocio.

El secretario Lorenzana también criticó las fallas originales en el diseño y ejecución de este puerto que inició en la administración del expresidente Elías Antonio Saca sin una estrategia definida ni estudios de factibilidad.

“Quien dirigía el proyecto era PROESA, y esta institución era dirigida por la Vicepresidenta de la República (Ana Vilma de Escobar), ahora nosotros somos los responsables de corregir un entuerto que ellos dejaron”, dijo.

Agregó que en la ejecución del proyecto se invirtieron $73 millones más de lo presupuestado, ya que se había estimado un monto de $127 millones, que al final ascendió a $200 millones.

El proyecto se creó “sin una ley de concesiones aprobada por la Asamblea, no había estrategia, un estudio de factibilidad económica y se hizo en el peor lugar donde se puede construir un puerto”, argumentó Lorenzana.

“La carga de un país la determina fundamentalmente la zona económica más desarrollada de ese país, que aquí es el Gran San Salvador. Hay que pagar un flete terrestre y si usted es un importador ¿de dónde le sale más barato traer la carga de Acajutla o de La Union?”, cuestionó el secretario.

San Salvador, 9 de junio de 2015.