Print Friendly
  • La propuesta gubernamental que se debate en el seno del Consejo Nacional del Salario Mínimo contempla definir un salario de $250 para el sector rural y $300 para el urbano, y  la misma ha sido diseñada atendiendo al contexto económico que está viviendo el país.

La negativa de algunos sectores empresariales de incrementar el salario mínimo  a $250 para el sector rural y $300 para el urbano, no está debidamente fundamentada, y dista del comportamiento económico que ha experimentado el país en los últimos años.

Este argumento lo sostuvo el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas, en la entrevista de esta mañana de la Telecorporación Salvadoreña.

El vocero presidencial aseguró que en El Salvador la economía ha presentado un modesto crecimiento, que se ha reflejado en la reducción en las tarifas de energía eléctrica, combustible, telefonía y en el incremento en las exportaciones, por lo que las empresas no tienen excusas para no brindar un aumento de salario justo a los trabajadores.

 

“Se nos dice que si elevamos los salarios se van a ir las inversiones, falso. Costa Rica tiene los salarios más altos de la región, y es quien más inversiones está recibiendo, las inversiones no se van, porque podemos demostrar que hay alivios vía la baja de energía eléctrica, la telefonía, el combustible y la expansión del crecimiento económico”, aseguró el funcionario.

 

Manifestó que muchas de las empresas que se han instalado en los países vecinos de Guatemala y Honduras están pagando mejores salarios que en El Salvador.

 

“¿Cuánto es el salario rural en Honduras? Es de $312, no lo estoy comparando con Inglaterra y Argentina, sino con el Triángulo Norte, con quien tenemos el mayor intercambio económico y los salarios mínimos son más altos. En Honduras y Guatemala las mismas empresas salvadoreñas que aquí pagan bajo salarios ahí pagan más altos salarios”, dijo el secretario.

 

Explicó que incrementar el salario a la clase trabajadora constituye un acto de justicia, pero este tiene que estar acorde a las necesidades de las familias salvadoreñas.

 

“¿Cuál es la propuesta de la empresa privada? Lo que ofrecen de incremento es 11 centavos diarios que no ajusta ni para pagar dos tortillas, al aumentar $300 y $250 (como propone el gobierno) todavía quedamos por debajo de Guatemala y de Honduras”, manifestó.

 

Asimismo, el vocero del Ejecutivo abogó por un debate transparente respecto al tema, ya que la población trabajadora tiene derecho a conocer los argumentos de las diferentes propuestas que se discuten en el Consejo Nacional del Salario Mínimo.

 

San Salvador, 24 de febrero de 2016.