Print Friendly
  • Los fondos de cotización estarán debidamente resguardados, como siempre ha sido, mientras que el Gobierno garantizará adecuadas tasas de interés en el caso que invierta en proyectos.

 

La propuesta de reforma al sistema de pensiones, que el Gobierno presentará a la Asamblea Legislativa en los próximos días, no debe preocupar a la población, pues busca solventar diversos problemas que generó la manera en que fue privatizada sin afectar a los cotizantes.

 

Así lo afirmó el vocero del gobierno, Eugenio Chicas, durante una rueda de prensa en la que enumeró cuatro puntos fundamentales:

 

En primer lugar, afirmó que “no se pretende alterar de ninguna forma los años de trabajo para el disfrute del retiro”, al que tienen derecho todos los trabajadores y trabajadoras.

 

En segundo término, argumentó el secretario de comunicaciones, “no se pretende de ninguna manera elevar las cotizaciones” y en tercer lugar “todo el tiempo, así como hasta hoy, los dineros de los trabajadores estarán debidamente salvaguardados”.

 

El cuarto parámetro que la población debe saber sobre esta propuesta, es que el Ministerio de Hacienda garantizará “una adecuada tasa de interés para la colocación de esos dineros en proyectos en los cuales tenga que ser el gobierno quien pague intereses por la utilización de los fondos”, expresó el secretario Chicas.

 

Las pensiones fueron privatizadas en 1998, cuando falsamente se presentó al sistema público como deficiente y en quiebra, y se obligó a los empleados a entregarles sus cotizaciones a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), empresas privadas que durante todos estos años han invertido el dinero de la población para generarse más ganancias.

 

Este privatización generó un desequilibro del sistema y puso cargas presupuestarias millonarias al presupuesto estatal, las cuales no son sostenibles en el tiempo.

San Salvador, 4 de febrero de 2016.