Print Friendly

Milton es todo un orador. Con apenas 12 años y cursando el séptimo grado logró el segundo lugar de un certamen de oratoria en el departamento de Cabañas, en representación del Centro Escolar Bernardo Perdomo, del municipio de Ilobasco.

La confianza en sí mismo se nota cuando habla en público. Por eso no tuvo problema en tomar el micrófono al llegar su turno de dirigirse en persona al Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

Milton hizo reír al mandatario contando la anécdota de cómo le informaron en la escuela que iría a desayunar a la Residencia Presidencial.

Lo contó con la gracia particular de los niños: “La directora me llamó: ‘Milton Ismar, reportarse en la dirección’. ‘¿Y yo qué he hecho? , si yo no hago nada’ dije yo. A pues entonces me dicen, ‘es que vas a ir a desayunar con el Presidente’”.

“Me quedé en shock”, confiesa después el niño.

Milton forma parte de un grupo de niñas y niños que este sábado fue recibido por el presidente Sánchez Cerén y su esposa, la primera dama Margarita Villalta de Sánchez, en la Residencia Presidencial.

El lugar se ha convertido en un espacio cultural y de convivencia entre el mandatario y la población luego que decidiera continuar viviendo en su propia casa familiar y no mudarse a la que por décadas ha sido la residencia de los presidentes de El Salvador.

Las niñas y niños, adolescentes y jóvenes invitados en esta ocasión a la Residencia Presidencial son estudiantes que forman parte del Programa de Observación Electoral Escolar, implementado por el Ministerio de Educación (MINED) y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) en las pasadas elecciones.

El programa les permitió capacitarse sobre todo lo relacionado a la democracia y a los procesos electorales en El Salvador, y pudieron presenciar en primera fila, desde distintos centros de votación, el evento electoral desarrollado a inicios de este año, en el que el presidente Sánchez Cerén fue elegido.

Milton contó la experiencia a su manera: “Lo que más me gustó de las elecciones fue el cierre, cuando comenzaron ‘este voto es mío, este otro es mío, este es nulo…’”.

Por la forma en la que lo cuenta pareciera que se trató de un juego. Es todo lo contrario: Estos estudiantes no solo aprendieron sobre el proceso electoral, sino que formaron parte del mismo y lograron comprender la responsabilidad de cara al futuro que encierra el voto.

“Esto es un crecimiento muy grande, es una cuestión muy trascendental para todos nosotros y para la nación”, dijo Rigoberto, estudiante del Instituto Nacional Francisco Martínez Suárez, de Chalatenango, dirigiéndose al Presidente.

“No es solamente ir a marcar la papeleta, sino que conlleva muchas cosas más”, agregó.

El Presidente Sánchez Cerén reconoció el aprendizaje adquirido por estos jóvenes.

“Ustedes han aprendido cómo se participa, han conocido cuáles son sus normas, cuáles son sus reglas, y además han asimilado a través de este programa que también se necesitan valores para que cada vez nuestro proceso electoral vaya siendo un ejemplo en el mundo”, dijo el mandatario.

Luego dijo unas palabras que provocaron que los jóvenes se vieran unos a otros: “Muchos de ustedes van a ser muy buenos ingenieros, o muy buenos policías, o muy buenos administradores, pero también entre ustedes puede haber un presidente, entre ustedes puede haber una presidenta también, entre ustedes pueden haber diputados”.

Milton asegura que quiere ser diputado. Sobre su experiencia en las pasadas elecciones afirma que en unos años, cuando tenga la mayoría de edad y vaya a votar, se dará el gusto de contarle a todo el mundo que cuando tenía 12 años fue observador electoral acreditado por el Tribunal Supremo Electoral.

Quién sabe si Milton se convertirá en diputado. Lo que sí es seguro es que en el futuro también podrá decir: “Cuando tenía 12 años desayuné con el Presidente”.