Print Friendly

Yo creo que todos escuchamos con mucha atención las palabras de Carmen Elizabeth, es un mensaje que viene de una joven que se ha puesto al frente de la comunidad y creo que se merece un aplauso por eso.

Yo quisiera decirles que los actores de este evento que realizamos, no es el gobierno, es la comunidad. Una comunidad organizada alcanza sus ideales, alcanza sus sueños. Yo les pido, les ruego, no debiliten su organización.
Han logrado el primer paso de tener sus títulos de propiedad y eso les da certeza jurídica de que ya no van estar con la zozobra si los van a desalojar o no los van a desalojar, pero ahora tienen que hacer que esa comunidad sea digna.
Yo recibo esta petición que se me hace Carmen Elizabeth, vamos a estudiarla y vamos a ver en qué podemos apoyarles. Saben que tenemos toda nuestra voluntad de hacerlo y eso va a depender también de los tiempos y los recursos; pero sí es necesario una comunidad que ha luchado tanto que haga realidad su sueño.
Así es que yo les felicito y les pido no debiliten su organización, no dividan su organización, esa organización les ha dado la fuerza como comunidad, como comunidad ahora ustedes pueden sentirse feliz que lograron ya el primer paso, pero falta mucho que recorrer.
Sepan que como gobierno estamos en toda la voluntad de colaborar con ustedes. Por ello, yo quiero felicitar a todas las familias que están aquí para recibir sus escrituras, sus documentos que ratifica el derecho legítimo de sus tierras.
Les agradezco por este acogedor recibimiento, que es una muestra del cariño y amabilidad y que encuentro siempre en nuestro pueblo.
Para mí es un placer saludarles y compartir junto a ustedes un momento tan importante, que han esperado durante muchos años. Eso me inspira a seguir trabajando por el país que queremos: Un Salvador productivo, educado y seguro.
Esta entrega de escrituras es un verdadero acto de justicia social, la restitución de una deuda histórica, de un derecho que es de ustedes desde siempre. Una vez más, el sueño de muchas familias salvadoreñas se hace realidad.
Para mí significa mucho estar realizando esta entrega precisamente aquí, en la Comunidad Monseñor Romero. Tengo muy presente el recuerdo de julio del 2005, que citaba Carmen, cuando siendo diputado de la Asamblea Legislativa firmé un acta en contra del desalojo de los habitantes de esta comunidad.
De manera que imagínense lo importante que es para mí estar hoy junto a ustedes y poder entregarles en su propia mano las escrituras de sus tierras, eso para mí es una enorme felicidad, les agradezco.
Y también les digo, ya no tengan miedo, porque ahora nadie los puede sacar de sus terrenos. Ya les explicaban que son 77 escrituras de propiedad que tengo el gusto de entregar este día, de las cuales 52 corresponden a mujeres salvadoreñas que luchan por el bienestar de sus familias y que merecen nuestra admiración y a quien felicitamos.
Asimismo, 25 hombres de esta comunidad que también se esfuerzan todos los días por sacar adelante a los suyos.

Queridas familias, sé que la espera ha sido larga, sé que han sido más de 10 años de incertidumbre, esperando tener la seguridad jurídica de su terreno, pero la espera terminó, gracias al trabajo realizado por nuestro gobierno a través del ISTA, ahora tendrá en sus manos el documento que los acredita como dueños.

En 1979, uno de los hombres más grades que ha nacido en este país, decía, “si de justicia se trata y de encontrar las causas de nuestros males, yo creo que el nuevo gobierno no debe de parar hasta encontrar la última causa que está en la injusticia social”. Cuanta sabiduría hay en esas palabras.

Eso es lo que estamos haciendo ahora, estamos atacando esas causas para erradicar la pobreza extrema, la inseguridad y la desigualdad, los habitantes de esta comunidad deben de sentirse privilegiados, orgullosos de llevar el nombre del dueño de esas palabras, nuestro pastor y mártir San Romero de América, Monseñor Romero.

Como saben, el próximo 23 de mayo será un día memorable, una fecha histórica para El Salvador y Latinoamérica, ese día Monseñor Romero será beatificado ante la presencia de miles de personas en la Plaza del Divino Salvador del Mundo.

La beatificación de Monseñor Romero es un hecho que todos los salvadoreños y salvadoreñas estamos ansiosos por celebrar, pues es el máximo reconocimiento a la vida del pastor que dio su propia vida por los pobres y en defensa de los derechos humanos.

Es oportuno, entonces, reflexionar sobre el legado de Monseñor Romero, un hombre comprometido con la justicia y la verdad, con la necesidad de reivindicar los derechos de las personas, así como lo estamos haciendo en esta entrega de escrituras, en esta comunidad que tiene la dicha de llevar su nombre, acorde al mensaje de Monseñor Romero, esas escrituras que ustedes tendrán hoy en sus manos corresponde a la gran tarea de construir un país más justo y equitativo.

Me complace decirles, que solo en este primer año de gestión, nuestro gobierno ha entregado 4 mil 617 escrituras de propiedad en todo el país, de esa cantidad, han sido beneficiadas 2 mil 351 mujeres campesinas, parte del importante trabajo que realiza el ISTA a favor de la mujer rural, porque nuestro gobierno cree y respalda a la mujer campesina.

Asimismo, los 2 mil 266 hombres beneficiarios ahora gozan de seguridad jurídica, de sus solares de viviendas o lotes agrícolas, contando con un patrimonio para heredar a sus hijos e hijas.

Aprovecho la ocasión para felicitar al Instituto de Transformación Agraria (ISTA), a su personal y en especial a su Presidenta la licenciada Carla Alvanés, porque ha demostrado un serio compromiso el trabajar por la familia.

Agradezco además el compromiso de estas instituciones que ya las mencionó Carmen Elizabeth, estas instituciones que han dado un gran apoyo a la educación de nuestros niños, niñas y jóvenes.

También quisiera decirles que el ISTA, en este mes realizó la donación de 10 inmuebles de Ahuachapán, La Paz y San Miguel, para que el Ministerio de Educación pueda ampliar la infraestructura de varias escuelas, así como la construcción de nuevos centros escolares.

Con este apoyo muchos niños y niñas y jóvenes de nuestro país podrán acceder a la enseñanza básica, actividades artísticas y deportivas, también contribuirá a mejorar el ambiente escolar y las condiciones para los proceso de enseñanza y aprendizaje.
Esto sin duda habla de la visión integral, donde todas las instituciones del gobierno articulan sus esfuerzos para alcanzar las metas que nos hemos propuesto, especialmente aquellas relacionadas con la niñez y la adolescencia. En este caso la donación complementa los programas orientados a mejorar el acceso a una educación de calidad, tal como “un niño, una niña, una computadora” entre otros.
Nos encontramos a la mitad del mes de mayo, a un par de semanas de rendir nuestro informe anual a la nación y a unos pocos días de la beatificación de monseñor Romero. Nunca me cansare de trabajar en apoyo las familias campesinas, a los hombres y mujeres que garantizan la seguridad alimentaria y nutricional de nuestro país.
Este gobierno está con ustedes, dispuesto a brindarles todo el apoyo necesario, con su trabajo y nuestro apoyo vamos construyendo un país mejor, vamos generando más empleo, educación de calidad, seguridad, salud, una mejor vida, sigamos adelante unidos por un país con equidad y justicia social, unidos para seguir creciendo.
Que Dios bendiga a la familia salvadoreña.
Muchas gracias.