Print Friendly

Es sumamente impresionante esta concentración de la familia campesina e indígena, son gente luchadora y luchadores, luchadores de toda la vida, que han venido esperando por muchos años la seguridad jurídica de su propiedad, tener la escritura de su propiedad.

Me decía uno de los beneficiarios que pasó al frente, Dios le bendiga, gracias a usted y le agradezco por lo que está haciendo por mi familia porque mi hija está becada, está estudiando. Esa es nuestra responsabilidad, atender a los salvadoreños y las salvadoreñas, y especialmente aquellos más necesitados, aquellos sectores excluidos.

Sabemos la dura tarea que ustedes desarrollan con este clima tan cambiante. Ustedes trabajan la tierra y producen el alimento que garantiza la alimentación de todo el país, pero lo hacen en condiciones difíciles, a veces solo para subsistir.

Por ello también mi  gobierno a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería está trabajando directamente  para atender a nuestras familias campesinas, especialmente a las pequeñas, a los micros productores que son los que garantizan esa seguridad alimentaria.

Muchos de ustedes han sido beneficiados con el paquete alimentario, muchos han sido beneficiados con el paquete agrícola y además con toda la asistencia que se les proporciona.

Esperamos que este año  sea un año donde tengamos suficiente agua para exista una excelente producción, pero aún en situaciones de sequía vamos a trabajar para garantizar la población de los salvadoreños y especialmente yo les quiero felicitar porque sé que han venido de muy lejos, han madrugado con sus familia, pero han querido estar acá siendo presentes de este acto simbólico, simbólico para el país porque estamos llegando a los sectores más necesitados, a los sectores que viven en situaciones difíciles.

 

Ese pueblo por el que oró y por el que murió Monseñor Romero, él se convirtió en la voz de todo el pueblo y aspiró siempre a trabajar por los más sencillos, por los más humildes.

 

Por ello  también en este año de beatificación de Monseñor Romero, también nuestro compromiso es con esa visión de Monseñor, del Bato Romero, de trabajar por el pueblo más necesitado, de ayudar, de apoyar al pueblo más necesitad.

 

Hoy, sé que están aquí familias campesinas e indígenas y de esas mil 500 escrituras alrededor de 623 son para mujeres, es tiempo de dignificar la mujer, es tiempo de darle su espacio a la mujer por el rol que desempeñan en nuestra sociedad.

 

Este día se hace un sueño cumplido para muchos, muchas familias que ya escucharon que esperaron tanto tiempo para tener seguridad jurídica, ahora ya tienen esa seguridad jurídica, ahora tenemos que integrarlos a los programas que tenemos en desarrollo para fortalecer nuestro desarrollo agrícola en el país.

 

Por ello quiero reafirmar que con este acto, estamos cumpliendo con el compromiso que asumimos con ustedes, de otorgar la seguridad jurídica de sus parcelas y abrir nuevas oportunidades.

 

A pocos días de cumplir mis dos años de gobierno, puedo decirles que estas escrituras son la  mejor prueba de que estamos dando respuesta a las demandas del pueblo.

 

Hemos trabajado arduamente, lo seguiremos haciendo para que las familias campesinas tengan la certeza jurídica de sus parcelas, que gocen de seguridad alimentaria y desarrollo de sus comunidades, no estaremos satisfechos hasta que las y los beneficiarios del ISTA en su totalidad tengan la escritura de propiedad de sus tierras.

 

Esta entrega es una realidad gracias al esfuerzo del excelente equipo de trabajo, del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, dirigida por la presidenta licenciada Carla Albanes, para quienes pido un fuerte aplauso en reconocimiento a la ardua labor que desempeñan.

Felicito también el apoyo del Centro Nacional de Registro y su director Rogelio Canales, la entrega de esta escritura de este día es un nuevo logro colectivo, a todos ustedes le ha costado mucho llegar hasta este día, por lo que les invito de manera especial a cuidar y a trabajar ese patrimonio para el bienestar de sus familias.

Ahora comienza una nueva etapa de su vida, ha llegado el momento de trabajar lo propio, de cultivar y producir la tierra con la certeza de un futuro mejor.

Desde el primero de junio del 2014, hasta la fecha, hemos beneficiado con entre de escrituras a 13 mil 938 personas a nivel nacional, y de esas 13 mil, alrededor de 5,900 son mujeres.

 

También se ha agilizado el proceso domiciliar de entrega de escrituras, o sea, que hay entrega directa en su comunidad, en su casa, y esas escrituras se entregan a las personas de la tercera edad o personas que tienen dificultades para trasladarse.

El ISTA se acerca a los hogares de esas familias para entregarle los documentos que les da la seguridad jurídica de sus tierras. Las escrituras son entregadas como bien de familia, y tienen como finalidad proteger y salvaguardar el núcleo familiar.

Amigas y amigos, durante estos dos años de gobierno cercano a la gente, reestructuramos el ISTA, hicimos cambios en el ISTA, para ofrecerles mejor servicio y atención a ustedes.

Ahora el ISTA cuenta con la unidad de género y la política de igualdad y no discriminación, así como el plan de acción para empoderar la mujer campesina e indígena, conformamos las mesas de trabajo de lideresas y de mujeres indígenas para trabajar de la mano con ellas y construir soluciones a sus necesidades.

Otro importante resultado ha sido la entrega de escrituras para mujeres campesinas, una acción histórica del ISTA, como gobierno trabajamos para garantizar los derechos de la mujer salvadoreña.

Aprovecho para felicitar a todas las madres que el pasado 10 de mayo celebraron en su día. Otro logro alcanzado es la creación de la unidad de participación ciudadana para promover el involucramiento de beneficiarios en la toma de decisiones a través de espacios como el despacho abierto, en donde se escucha y da respuesta a las necesidades de la gente.

Son importantes avances las capacitaciones agroindustriales y la asistencia técnica con la que se han beneficiado a más 34 mil familias campesinas.

También entregamos cerca de un millón de plantines y semillas de hortalizas y más 600 mil alevines de tilapias. Se vacuno más de 55 mil cabezas de ganado y cerca de 170 mil aves de corral, de beneficiarios de la reforma agraria.

De esta manera ustedes pueden llevar a su hogar un nutritivo alimento y también pueden comercializarlo para tener un ingreso adicional.

Señoras y señores:

Nuestro trabajo en estos dos años de gobierno ha sido lograr que todo un proceso histórico de lucha haga realidad sus sueños, es por eso que expreso una distinción especial a cada uno de ustedes por su determinación y por la confianza que han depositado en este gobierno, a ustedes nos debemos y sin su apoyo y solidaridad no estaríamos efectuando la entrega de escrituras.

Un admirable ejemplo de perseverancia y dignidad, es la historia de la señora Marta González que durante 45 años trabajo y vivió en su parcela en la hacienda San Felipe 1, del municipio de San Pedro Masahuat del departamento de La Paz, donde tuvo que esperar junto a su familia largos años, pero que ahora recibe de nuestro gobierno su escritura de propiedad.

Tenemos en el país muchos casos como el de doña Marta, que durante años vivieron en la incertidumbre, pero nosotros como gobierno al servicio de la gente, vamos cambiando esa historia.

Otro logro que no puede dejar de mencionarse en estos dos años, es el apoyo al sector indígena que impulsamos desde el ISTA, recibo con mucha satisfacción los avances del plan de los pueblos indígenas y les reitero a nuestros hermanos y hermanas indígenas el apoyo de mi gobierno.

La presidenta del ISTA licenciada Carla Alvanés junto al personal de cancillería participaron en el Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre asuntos de pueblos indígenas, en el que  se alcanzaron importantes acuerdos y se informó sobre el trabajo realizado.

Compañeras y compañeros:

A un mes de que el ISTA cumpla su 41 aniversario crece nuestro compromiso y disposición de seguir cumpliendo para que las y los beneficiarios gocen de la seguridad jurídica de sus parcelas.

Quiero finalizar extendiendo un fraterno abrazo a las familias campesinas e indígenas, continuemos avanzando juntos para lograr bienestar, tranquilidad y progreso en todas las comunidades del país, solo unidos seguiremos haciendo realidad el buen vivir en El Salvador.

Muchas gracias.