Print Friendly
  • Muy buenos días a todos.

 

Permítanme antes de iniciar esas palabras, comentarles la impresión tan fuerte que esta mañana al llegar al puente, El Puente La Palma, estar con el Ministro de Obras públicas el compañero Gerson Martínez, un gran Ministro, uno, de los mejores ministros que tenemos en el país; yo lo felicito por toda esa capacidad de construir esa obra tan necesaria para el país.

 

Quiero decirles que la primera impresión que me dio esta obra es la calidad humana de la obra, porque todos valoramos la obra física, el impacto que tiene en la comunidad, el impacto que tiene el país, pero no la valoramos desde el punto de vista humano.

 

Tuve la oportunidad de llegar y saludar a la a la familia Mancía. La familia Mancía es la que tiene una vivienda cercana al puente, y ella me comentaba de que ahí en su casa servía para que los muchachos, me decía ella, que trabajaban en la obra pudieran descansar o pudieran tomar sus alimentos, y además guardar materiales, guardar el hierro y todo eso.

Él se llama don Beningno Mancía y ella doña Efigenia de Mancía, estaba la hija también.

 

Y lo primero que me dijo era mira, yo he rogado a Dios por estos muchachos, pero he rogado a Dios también por la obra, ellos trabajaron día y noche, y siempre, yo no dormía, porque sabía que podían llegar a tomarse un cafecito, y él oraba por estos muchachos, que son los que han hecho posible esta gran obra, a ellos nos merecemos esto.

 

Y agradecer también a la familia Mancia por sus oraciones. Decía esto es gracias a Dios, gracias al gobierno, gracias al ministro, pero también gracias a estos muchachos.

 

Yo creo que lo que hace un gobierno se debe de medir por el impacto que tiene en la población.

 

A ustedes les impacta mucho esta obra, porque también tiene que ver con la movilidad de miles y miles de personas que vienen del interior del país, que vienen del exterior, salvadoreñas, salvadoreños extranjeros que vienen a visitarlos, son los que promueve esta región, es una región atractiva para el turismo, y por eso las obras de intercomunicación terrestre, pues son muy importantes.

 

Pero lo más importante son ustedes, son ustedes los que deben d sentirse dichosos de vivir en un país que tiene estas bellezas que hay que ponerla en función del desarrollo del país, pero también en función del bienestar de cada uno de ustedes.

 

Por eso yo valoro la obra desde el punto de vista también humano.

 

Por ello quiero agradecer al señor alcalde municipal de La Palma, profesor Roberto Efraín Méndez y miembros de su concejo municipal.

 

Al señor Alcalde municipal de San Ignacio, Alfredo Reyes.

Al señor Alcalde de Citalá, Lorenzo Valdivieso.

 

También como ya les decía agradecer al Ministro Gerson y a los demás miembros del Gabinete que nos acompañan en este acto.

 

Al señor Gobernador departamental de Chalatenango, José Raymundo Alas.

 

Al señor comandante de la Cuarta Brigada de Infantería, coronel Edwin Ernesto Juárez Monterrosa.

 

A los estimados representantes del sector de transporte y beneficiario de la obra, don Guillermo Masana.

 

Estimados beneficiarios y habitantes de los diferentes municipios de La Palma, San Ignacio y Citalá.

 

Agradecer a todos los que han hecho posible viajar desde sus comunidades para estar presente en esta obra y darle el realce que esta obra tiene para la región.

 

También quiero saludar a los trabajadores de la empresa constructora FESIC.

 

Y a todos ustedes, y a los amigos y amigas de la prensa.

Es un gran honor compartir con ustedes esta mañana para entregar al pueblo salvadoreño una nueva obra, el puente La Palma.

 

Que mejora la calidad de vida de los habitantes de la zona y con una importancia estratégica para el comercio centroamericano y la economía del pais.

 

Con esta obra es otro compromiso cumplido, estamos asegurando que el desarrollo llegue a todo El Salvador, estamos invirtiendo en grandes obras en San Salvador y en el resto del país.

Es nuestro compromiso como gobierno que nadie quede fuera de las nuevas oportunidades que se están abriendo en nuestro país. Esta obra es un ejemplo del desarrollo inclusivo que estamos haciendo realidad en El Salvador.

También no debemos olvidar y debemos recordar también que La Palma tiene un lugar importante en la historia de nuestro país, fue en este municipio donde se llevó a cabo el primer encuentro de las negociaciones que dieron paso a la firma de los Acuerdos de Paz. Todo comenzó aquí, los habitantes de La Palma fueron testigo de la búsqueda y el anhelo de un pueblo que quería construir un país diferente.

Por eso La Palma es bautizada como la cuna de la paz, eso es este municipio, La cuna de la Paz, aquí nació esa paloma de la paz que inspiro a muchos para que pudiéramos construir este nuevo camino y este camino de progreso. Y además este ejemplo de entenderse después de una guerra tan grande, entenderse, llegarse a un acuerdo también ha servido de ejemplo a muchos países. Ahora Colombia está ya por firmar su acuerdo de paz y entrar ya al  cumplimiento de los acuerdos a que han llegado.

Personalmente también quiero decirles que yo tengo un gran cariño por Chalatenango, yo camine por este departamento, anduve por este departamento, vi los rostros de familias humildes, humildes, familias que todavía siguen en una situación de pobreza. Y nos encontramos con ellos y además esas vidas de ellos nos inspiró a querer transformar este país, a luchar por transformar este país.

Muchos sueños de esos que tuvimos en aquellos tiempos son ya una realidad, llevar acceso a la salud, llevar acceso a la educación, hay mucho camino por recorrer, hay mucho camino por el cual caminar, pero creo que cuando tenemos la voluntad de caminar juntos es posible enfrentar todos esos desafíos.

Por eso me da mucho gusto comprobar que ciudades como La Palma viven hoy una realidad diferente, producto de una paz que comenzó justamente aquí.

Amigas y amigos:

Un compromiso de mi gobierno es la modernización de la conectividad vial. En nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo nos trazamos la meta de hacer de El Salvador un importante centro de Centroamérica, un centro logístico de Centroamérica. Y cada vez que entregamos obras como ésta nos consolidamos como ese país que queremos.

Ya lo decía el amigo transportista, esto tiene un significado también regional, esta obra, porque aquí se mueve mucho del transporte y mucho de la mercancía que se mueve por toda Centroamérica y que llega al país.

Eso es lo que nosotros queremos hacer de este país, un país que tenga una excelente conectividad para ser un centro logístico de Centroamérica.

El mejoramiento de la infraestructura pública es un aspecto que se considera cada vez más importante para reducir la pobreza, aumentar el crecimiento económico, llevar a la población a una mejor calidad de vida.

Nuestro propósito es que Chalatenango y todos los departamentos del país tengan las condiciones necesarias para  atraer la inversión, generar empleo y dinamizar la producción y el comercio.

Yo me vine de San Salvador por vía de un helicóptero, y qué belleza  ver desde lo alto el verdor de esta zona de Chalatenango, realmente ustedes son un pueblo privilegiado que vive en una zona tan bella como esas zonas boscosas de Chalatenango, les felicito a ustedes por vivir en este lugar, pero además también les felicito por hacer de este lugar un centro de atracción turística que nos venera al país también ingresos, pero además también genera empleo que es lo más importante, la generación de empleo y la generación de oportunidades para los jóvenes.

La conectividad vial, beneficia a las empresas  y además acerca  el desarrollo a los pequeños productores, a los  ganaderos, agricultores, comerciantes y artesanos, obras como  la que hoy inauguramos favorecen elementos tan importantes en la sociedad como la comunicación  entre las familias y las comunidades mejoran las oportunidades de educación, salud, cultura y esparcimiento para todas las familias de la zona.

Con toda propiedad decimos que juntos estamos  haciendo de El Salvador un país moderno, productivo, fuerte y con desarrollo sostenible, lo estamos logrando gracias  al desarrollo en áreas específicas  como el mejoramiento de la obra pública.

Es inmensa la cantidad de caminos, puentes y obras de conectividad que nos  posicionan como un país con pujante crecimiento, el Puente de La Palma, tiene una ubicación  estratégica es parte del corredor vial centroamericano que lleva a la frontera  El Poy entre El Salvador y Honduras, por este puente se movilizan a diario  un promedio de 2 mil 358 vehículos,  gran parte de ellos del transporte de carga.

Esta obra como todos los proyectos que emprendemos para  el pueblo salvadoreño ha sido diseñado y ejecutado con la más alta calidad. Estamos satisfechos por los múltiples beneficios que traerá a la zona.

El Puente La Palma tiene una longitud total de 40.75 metros, dos carriles y aceras con barreras de seguridad para los peatones.

Su realización ha sido posible gracias a una inversión de  dos millones 363 mil 119 dólares.

Amigas y amigos:

Éste no es el único puente que hemos construido recientemente en el departamento de Chalatenango. Entre otros proyectos similares vale mencionar la reciente finalización del Puente Tamulasco, de 44 metros de longitud, y ubicado  en el tramo de San Francisco Lempa, Chalatenango. Esa obra está beneficiando a 29 mil 271 habitantes de la zona. Su finalización fue posible gracias a la inversión de un millón 97 mil 452 dólares. 

Actualmente está en construcción otros puentes estratégicos. Me refiero al Puente San Isidro, el cual une a los municipios de San Pablo Tacachico en La Libertad y Nueva Concepción de Chalatenango, con una longitud es de 200 metros  con una inversión de 8 millones 76 mil  396 dólares.

Con esta nueva obra de paso, se reducirán los costos y el tiempo de desplazamiento para tres importantes valles productivos: Distrito de Riego Atiocoyo, El Distrito de Riego Atiocoyo, Nueva Concepción y Zapotitán. Actualmente no hay conectividad vial directa entre estos municipios que son separados por el Río Lempa.

Me da mucha gusto informales que entre junio del 2015 y mayo de 2016, el Gobierno a través del Ministerio de Obras Pública, ejecutó 14 obras en puentes y obras de paso en el país, con una inversión de $21.5 millones. Entre estas se encuentra el Puente Agua Fría, en Morazán, el Puente Chapeltique en San Miguel, el puente sobre el Río Tihuapa en La Libertad, el  Puente San Ramón en San Vicente y el Puente Ochoa en San Miguel.

 

El Puente La Palma es una obra más que nos entrega el ministro Gerson Martínez, a quien nuevamente expreso mi reconocimiento por su destacada gestión, gracias ministro, gracias. El ministro Martínez ha sabido conducir a una de las principales carteras de gobierno por el camino de la eficiencia, la transparencia y responsabilidad.

 

Igual es mi admiración y reconocimiento para todos los equipos que han hecho posible esta obra. Felicitamos a todos los trabajadores y trabajadores. Sepan que sus manos no sólo construyen caminos de concreto, sino también rutas de esperanza, futuro y desarrollo. Pido un fuerte aplauso nuevamente para estos, a estos hombres que son los constructores del país.

 

Tengamos la seguridad que continuaremos realizando obras como ésta, que generan empleo y contribuyan a mejor calidad de vida para nuestro pueblo.

 

Amigas y amigos:

 

El Salvador es un gran país gracias a ustedes, gracias a la gente y es para toda su gente que trabajamos. Nos mueve el bienestar de la familia salvadoreña. Por eso toda acción nuestra lleva impreso el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas y alcanzar el desarrollo sostenible y el bienestar de la familia.

 

El Salvador está alcanzando grandes resultados y esto es gracias al trabajo conjunto que estamos realizando pueblo, gobierno y todos los sectores del país. Ahora la invitación es a fortalecer estos lazos de hermandad y trabajo. Recuerden que todas y todos estamos llamados a participar de la construcción de un mejor El Salvador.

 

Familias de La Palma, de San Ignacio, de Citalá y de todo Chalatenango:

 

Reciban esta obra de calidad que es para todos ustedes y que será de beneficio para la realización de todas sus actividades. En sus manos está la misión de seguir emprendiendo y construyendo nuevas rutas de futuro y esperanza.

 

Un país productivo, educado y seguro es posible. Sigamos trabajando unidos por El Salvador.

 

Muchas gracias.