Print Friendly

Estudiantes de 30 centros escolares ubicados en 10 municipios priorizados en la primera fase del Plan El Salvador Seguro (PESS) presentaron los productos elaborados durante las Vacaciones Recreativas, que se efectuaron como parte del programa «Escuelas Abiertas para la Convivencia», en el marco del PESS.

La exposición de los productos se desarrolló como parte del primer «Festival de Emprendimientos», espacio que permitió a los estudiantes dar a conocer el aprendizaje que han obtenido a través de la práctica de diferentes talleres, como carpintería, piñatería, autocuido, costura, entre otros.

El viceministro de educación, Francisco Castaneda, resaltó la incidencia de los talleres en que han participado los estudiantes, «esto es una muestra de lo que podemos hacer en las escuelas y ha ayudado, no solo a construir una cultura emprendedora y productiva, sino que nos ha permitido acercar a las maestros con los estudiantes y sus familias».

Entre los productos se encuentran: manualidades con motivos navideños, artesanías, cojines, elaboración de peinados, peluquería, piñatas, dulces artesanales, pan con especias, edredones, teñido de prendas con productos naturales, reciclaje, floristería, cocina saludable, productos de limpieza, objetos de madera, sillas con estructura metálica y velas aromáticas.

A nivel nacional fueron 400 los centros escolares los que se involucraron en estas actividades, con la participación de 400 mil estudiantes, «nos proyectábamos 324 (centros escolares) pero lo extendimos a los 14 departamentos a petición del Sr. Presidente y logramos incluir algunas zonas del país que no están aún en el marco del PESS», destacó el viceministro.

El viceministro de prevención social, Luis Flores, dijo estar asombrado al ver el resultado del trabajo de los estudiantes, «todo esto ha sido elaborado con sus propias manos (de los estudiantes). Le apostamos a que los niños se ocuparan en cuestiones productivas y hoy estamos recogiendo los frutos».

Una de las exposiciones más novedosas fue la banda de Jazz del Centro Escolar Juana López, de San Salvador. Josué David Quintanilla es uno de los estudiantes que integran la banda, y se involucró hace dos semanas.

Josué toca el saxofón, y en este Festival realizó su primera presentación pública junto a sus demás compañeros, «yo no sabía que era Jazz; pero comencé y me esta gustando, y quiero que siga este proceso».

 

El maestro coordinador de la banda, Efraín Paz, explicó que al inicio no fue fácil entusiasmar a los estudiantes con la idea de aprender Jazz, porque están acostumbrados a otros géneros musicales, «cuando les dijimos que habría piano, guitarra, saxofón, ahí les llamó la atención», aseguró.

Los talleres iniciaron el pasado 15 de noviembre, y en ellos participaron, principalmente, centros educativos ubicados en 26 municipios de la primera y segunda fase del PESS, y otros.

Los 10  municipios de la primera fase son: Colón, Santa Ana, Ciudad Delgado, Mejicanos, Soyapango, San Salvador, Sonsonate, Zacatecoluca, Cojutepeque y Jiquilisco.

En la segunda fase se encuentran 16 municipios más: San Miguel, Usulután, San Martín, San Juan Opico, Ilobasco, San Vicente, Ahuachapán, Apopa, Nahuizalco, Conchagua, Santiago Nonualco, Izalco, San Pedro Perulapán, Olocuilta, Chalcuapa y Quezaltepeque.

Escuelas Abiertas para la Convivencia es un programa que busca que los estudiantes utilicen su tiempo libre de forma positiva, a través de diversas actividades que promueven el aprendizaje en distintas áreas y la sana convivencia.

Con estas acciones se da cumplimiento al primer desafío establecido en el Plan El Salvador Educado (PESE), que establece como meta una Escuela libre de violencia y eje central de la prevención.

Asimismo, da cumplimiento al resultado 26 del eje 1 del PESS, que se refiere a «Diseñar e implementar programas para el uso del tiempo libre (vacaciones, recreación, voluntariado)».

Por último, también se da respuesta al Plan Quinquenal de Desarrollo (PQD), que proyecta construir un El Salvador productivo, educado y seguro.

La inversión en el programa es de $430 mil, con fondos del MINED, más un refuerzo de $500 mil provenientes de medidas extraordinarias, financiados a través de la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia.

 

 

San Salvador, 15 de diciembre de 2016.