Print Friendly
  • Para el portavoz de Casa Presidencial la falta de consenso en la aprobación del presupuesto 2017, por bloqueo del partido ARENA, pone en riesgo la ejecución de programas claves en materia de seguridad, educación y salud.

 

El retraso en la aprobación del Presupuesto General de la Nación 2017 en la Asamblea Legislativa constituye una seria amenaza al componente de inversión contemplado en la propuesta presentada por el gobierno, el cual  suma un monto de $900 millones.

 

Así lo explicó hoy el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas, quien aseguró que esta negativa del partido ARENA de dar sus votos a la propuesta gubernamental, afectará en gran medida a la población salvadoreña, ya que serán limitados programas claves en materia de educación, salud y seguridad.

 

“El presupuesto 2017 en la propuesta gubernamental establece una inversión de más de 900 millones de dólares, esta inversión, por ejemplo, es fundamental para el país, sobre todo en la aplicación de medidas restrictivas respecto al gasto, amerita en este caso que haya una superior inversión, entonces, sino se ejecuta esa inversión, eso nos golpea a todos”, dijo el funcionario en la entrevista El Salvador Ahora.

 

Aseguró que de no aprobarse pronto este presupuesto, el gobierno tendría que seguir aplicando el presupuesto 2016 en materia de costos de funcionamiento, pero esto no permite la ejecución de los proyectos estratégicos para la inversión.

 

“La inversión en definitiva, buena parte de ella, la ejecuta la propia empresa privada que es la que termina ejecutando los proyectos, entonces tendríamos cuestionada la ampliación del aeropuerto, tendríamos cuestionados varios proyectos energéticos, tendríamos cuestionados muchas obras que tienen que ver con el ramo de salud, de educación, construcción de clínicas, de nuevos hospitales, todo eso lo tendríamos paralizado”, explicó.

 

Manifestó que “es injusto que acciones desestabilizadoras o electoreras, choquen con los intereses del país”, y frenen la inversión en programas claves de seguridad como las granjas penitenciarias, los brazaletes y la creación de nuevos centros penales.

 

“Esto va a golpear los planes de seguridad, esto afecta los programas educativos, esto afecta los programas de salud, sino se ejecuta la inversión pública, ¿por qué?, porque está amarrado a contrapartidas presupuestarias que no las podemos asumir porque no han sido autorizadas legislativamente en el nuevo ejercicio presupuestario 2017”, precisó.

 

El secretario reiteró que es necesario “distinguir que no es una buena manera de hacer política, sabotear la inversión del año 2017”, ya que la misma se traduce en beneficios  para las familias salvadoreñas.

 

“Creo que si alguien quiere ganar la simpatía de la gente, el voto popular, lo más importante es trabajar por los programas del país, o sea, si se frena por ejemplo las inversiones en materia de seguridad a quien va a golpear es a la población y eso creo que no le lleva votos a nadie”, indicó.

 

 

San Salvador, 3 de enero de 2017.