Print Friendly
  • Para el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén transformar el sistema educativo requiere contar con una planta docente con conocimientos de vanguardia, capaces de potenciar las habilidades -no solo académicas- sino también artísticas en los estudiantes.

 

Reformar el sistema educativo de El Salvador se convirtió en una de las prioridades del gobierno desde 2009, cuando el presidente Salvador Sánchez Cerén se desempeñó como vicepresidente y ministro de educación ad honorem; y en este segundo gobierno el propósito cobró mayor impulso creándose iniciativas como el Plan Nacional de Formación de Docente, que impactará positivamente en la mejora constante de la calidad educativa.

 

Este plan es una ambiciosa apuesta que constituye el primer eje de transformación del sistema educativo, considerando que los docentes son el pilar fundamental y el actor capaz de impulsar profundos cambios en la educación que recibe la niñez y adolescencia.

 

El Plan de Formación Docente, que arrancó el 24 de enero de este año, se implementa a través de núcleos de expertos y especialistas, que se han conformado con el objetivo de ser formadores de formadores y replicar los conocimientos a nivel nacional.

 

El núcleo de “expertos” está integrado por personas que poseen amplios conocimientos en las diversas disciplinas, con altos perfiles académicos y reconocida trayectoria, entre ellos historiadores, científicos, sociólogos y filósofos.

 

Por su parte, en el segundo nivel están los 1,128 especialistas formadores en las diferentes disciplinas y niveles educativos y luego se ubican los docentes que ya iniciaron su proceso de formación y actualización.

 

Esta iniciativa incluye la formación en ciencias naturales (química, física y biología); lenguaje y literatura; matemática y ciencias sociales; inglés, arte y cultura. En cada una de estas disciplinas se formaron especialistas por nivel educativo.

 

La formación de docentes en servicio es la primera de tres fases del plan, que incluye además cambios a la formación inicial y al currículo nacional, mientras que  la tercera fase es el plan de postgrados y especialización docente.

 

 

Para el presidente Salvador Sánchez Cerén “un país educado construye convivencia, genera su bienestar y construye un mejor futuro”, y para ello es necesario impulsar “una educación crítica con sólidos fundamentos humanistas, éticos, científicos y técnicos que nos permita edificar una sociedad próspera justa, inclusiva y solidaria”.

 

“En nuestro plan quinquenal de desarrollo identificamos la educación como el pilar fundamental sobre el que construimos el nuevo El Salvador”, dijo también el gobernante durante el lanzamiento del Plan El Salvador Educado, una iniciativa que contiene acciones estratégicas que lograrán a corto, mediano y largo plazo dar un giro sustancial para optimizar el desarrollo en el sistema educativo del país.

 

Este sábado 16 de julio, el mandatario tendrá la oportunidad de conocer de primera mano las experiencias de los docentes participantes en estos procesos de formación, ya que serán los invitados al programa Casa Abierta, un espacio de diálogo que promueve  el gobernante con diferentes sectores y se realiza en la ex Residencia Presidencial.

 

 

San Salvador,  13 de julio de 2016.