Print Friendly
  • Durante el encuentro los gobernantes de los países centroamericanos confirmaron el apoyo del gobierno estadounidense al plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.
  • La agenda de trabajo del mandatario salvadoreño en su visita a Washington   incluye además su participación en la Cumbre sobre Energía Centroamérica-Estados Unidos-Caribe.

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, junto a sus homólogos de Guatemala, Jimmy Morales y de Honduras, Juan Orlando Hernández, sostuvieron esta tarde, la reunión que estaba programada con el vicepresidente Joseph Biden y en  la cual  durante un segmento contó con la participación del  presidente  Barack Obama.

 

El gobernante estadounidense destacó en su intervención la importancia que para su gobierno tiene el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, como una estrategia integral  y sostenible que puede continuar con futuras administraciones.

 

Además expresó la confianza en que el trabajo que se está realizando conjuntamente brindará resultados positivos y contribuirá al bienestar y desarrollo de la región.
Por su parte, el vicepresidente Biden destacó los avances que se han alcanzado en el marco del Plan de la Alianza, especialmente en lo relacionado a la asignación de fondos y los esfuerzos  que se han realizado para alinear los recursos  obtenidos con los distintos ejes del plan.
El presidente Sánchez Cerén agradeció al presidente Obama y a su equipo de gobierno por el acompañamiento a esta iniciativa, a través de la cual se pretende generar condiciones para que los salvadoreños, hondureños y guatemaltecos puedan crecer y prosperar en sus propios territorios, sin que la migración, sobre todo de carácter irregular, sea la única opción visible para su desarrollo.
Aseguró que El Salvador ha tenido importantes avances en el cumplimiento de los acuerdos pactados, lo que ha permitido que el Departamento de Estado haya certificado ya su cumplimiento, lo cual coloca a la región  a pocos pasos de acceder al primer 25% de los fondos contemplados para el Plan.
“Hemos venido consolidando el llamado Grupo Consultivo de la Alianza para la Prosperidad -con participación del sector privado, sociedad civil y gobierno de Estados Unidos y de El Salvador-, el cual está dando pasos efectivos para establecer el marco para su funcionamiento, además de iniciar el análisis de una propuesta de mecanismo bilateral para la coordinación entre ambos países, desde el diálogo político hasta el nivel técnico”, dijo.
Expresó que su gobierno está  tomando medidas firmes para frenar la situación de violencia e inseguridad en El Salvador.
“Se ha emprendido una reingeniería al sistema penitenciario, con el ánimo de impulsar una política de combate al ocio en los privados de libertad; se han aprobado en la Asamblea Legislativa reformas al Código Penal para fortalecer la lucha contra la delincuencia y hemos lanzado las Fuerza Especializada de Reacción El Salvador (FES), cuyo objetivo principal es el combate frontal con los miembros de pandillas”, explicó.
Manifestó que  “los países del Triángulo Norte centroamericano tenemos el reto de caminar hacia el cumplimiento de las otras disposiciones del plan, de manera que podamos concretar su financiamiento y la ejecución de las acciones en él planteadas”.

 

Con esta reunión el estadista culmina la primera jornada de trabajo de su viaje oficial a la capital estadounidense, teniendo previsto mañana miércoles participar en la Cumbre sobre Energía Centroamérica-Estados Unidos-Caribe.

 

San Salvador, 3 de mayo  de 2016.