Print Friendly

El Salvador en los últimos días ha dado pasos importantes con el apoyo y consenso de todas las fuerzas políticas, las administradoras de fondos de pensiones (AFP) y los tenedores de bonos y certificados de inversion previsional, a fin de mejorar las perspectivas crediticas y de solvencia.

 

La reforma aprobada a la Ley del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), reestructura la deuda previsional en mejores condiciones financieras; estas nuevas condiciones se traducirán en una mejora en la rentabilidad de los fondos de pensiones y en consecuencia en mejores pensiones en beneficio de los cotizantes y afiliados.

 

La restructuración de la deuda previsional no fue una decisión unilateral del Gobierno central, sino, fue el producto de un acuerdo entre los representantes de tenedores, acreedores, con la participación de las AFP.

 

El día de ayer, con la participación de funcionarios de las AFP y BANDESAL, se realizó de manera exitosa, la operación de canje y custodia de los Certificados de Inversión Previsional (CIP) antiguos por los nuevos, por un valor de 5,977.2 millones de dólares, que el BCR mantiene en custodia. La Superintendencia del Sistema Financiero ha estado supervisando el procedimiento de sustitución de los CIP y todo se ha realizado con la mayor transparencia conforme al marco normativo.

 

La reforma de pensiones y reestructuración de la deuda previsional ha permitido eliminar el riesgo político y de impago, lo que se está reflejando en un alza de precios de los bonos de El Salvador en los mercados internacionales. El riesgo país ha disminuido por la mejora de las perspectivas crediticias.

 

Este día, la calificadora de riesgo Standard and Poor´s rebajó de manera temporal, la calificación soberana de país de “CC y C” a Default Selectivo (SD), debido a la reestructuración de la deuda de pensiones, en el marco de la reciente reforma al Sistema de Pensiones; aprobada por un amplio consenso entre las diferentes grupos parlamentarios de la Asamblea Legislativa, que además contó con el beneplácito de las AFP.

 

Habiéndose concluido exitosamente la sustitución de los títulos, el Gobierno está a la espera de que el Comité de Evaluación de Standard and Poor´s, asigne una nueva calificación que refleje las nuevas condiciones de solvencia crediticia del país, tal como lo afirma en el reporte publicado.

 

Finalmente, se agradece a los inversionistas locales e internacionales por la confianza en las medidas que se están adoptando.

San Salvador, 3 de octubre de 2017