Print Friendly
  • La iglesia Católica se pronunció el pasado domingo por un aumento al salario mínimo que dignifique al trabajador y coincidió en que la propuesta presentada por la empresa privada de incrementar $0.11 diarios está lejos de cubrir las necesidades de las familias salvadoreñas.

 

La postura de la iglesia Católica sobre la necesidad de un incremento salarial justo para los trabajadores coincide con la visión del presidente Salvador Sánchez Cerén al presentar ante el Consejo Nacional del Salario Mínimo una propuesta de aumento más digna y justa.

 

Actualmente, esta instancia tripartita (gobierno, trabajadores y empresa privada) analiza diferentes propuestas, siendo la del Ejecutivo la de incrementar a $300 el salario mínimo en la zona urbana y $250 en la zona rural, mientras que la empresa privada propone un aumento de $0.11 centavo diarios.

 

Para la iglesia Católica, la propuesta del sector empresarial no se ajusta a las necesidades de la población trabajadora, ya que esta merece un salario digno que le permita tener una mejor calidad de vida.

 

En su habitual conferencia de los domingos, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, dijo que “cuando se habla de un aumento de 11 centavos el salario mínimo diario, no puede ser. ¿Cómo puede una familia, con el salario mínimo que recibe, subsistir? ¿Dónde está la dignidad de  la persona?”.

 

Ante esta posición el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas, consideró que es “muy importante, en todas las esferas, la opinión de la iglesia Católica. En este caso de la jerarquía de monseñor Alas, y es que ha generado mucha indignación en el país la exigua propuesta de la empresa privada de aumentar apenas 11 centavos a los trabajadores, cuando sabemos que eso no alcanza en la actualidad ni para dos tortillas”.

 

El funcionario, durante la entrevista El Salvador Ahora, aseguró que para el gobierno el aumento al salario mínimo está enfocado en dos aristas, por un lado, la justicia, y, por el otro, el fortalecimiento y dinamismo de la economía nacional.

 

“Hemos podido demostrar técnicamente que la economía está en un franco proceso de crecimiento, modesto pero sostenido, y que los costos de la producción han venido disminuyendo. Hemos podido sustentar que incrementar el salario mínimo también  le da a los trabajadores mayor  poder adquisitivo y eso en definitiva lo que hace es fomentar el mercado interno”, dijo el portavoz del gobierno.

 

Descartó que la propuesta del Ejecutivo, de ser aprobada, afecte la competitividad de las empresas o vaya a “ahuyentar las inversiones”.

 

“El incremento automáticamente va a fortalecer a las micro, medianas y pequeñas empresas que son las que abastecen el mercado nacional porque ningún trabajador, ninguna trabajadora, va a esconder el incremento, lo va a utilizar precisamente para mejorar sus condiciones de vida, su calidad de vida”, expresó.

 

“El país no pierde capacidades competitivas ni ahuyentará la inversión. Un trabajador mejor pagado produce más.  Con un incremento justo se mejora el desempeño de la economía doméstica, del mercado interno, de la expansión del mercado interno”, reiteró el funcionario.

 

San Salvador, 1 de marzo de 2016.