Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén informó hoy que su gobierno implementará medidas en el corto plazo para paliar los daños que la sequía ha provocado en el sector agropecuario y evitar un desabastecimiento de alimentos.

 

“Estamos no solo preocupados, sino comprometidos con garantizar que el fenómeno de la sequía no se convierta en hambre para el pueblo salvadoreño”, aseguró el mandatario en el municipio de San Sebastián Salitrillo, donde se realizó el programa presidencial de radio y televisión Gobernando con la Gente.

 

El jefe de gobierno dijo que a partir de la próxima semana el Ministerio de Agricultura y Ganadería iniciará la entrega de 100 mil paquetes de semilla de maíz a todos los agricultores que han registrado la pérdida de sus cosechas debido al fenómeno.

 

También informó que el gobierno autorizará la importación de 300.000 quintales de maíz y de 12.000 quintales de frijoles para garantizar el abastecimiento en el mercado nacional de granos básicos.

 

Aseguró, sin embargo, que actualmente el país no enfrenta una situación de desabastecimiento.

 

El mandatario señaló que el Ejecutivo también está realizando un monitoreo constante del mercado de granos básicos para prevenir el acaparamiento.

 

“A los especuladores los vamos a perseguir y les vamos a aplicar la ley porque no pueden estar jugando con el hambre del pueblo, no se pueden enriquecer a costa del hambre del pueblo”, dijo el presidente.

 

“El país tiene los cereales necesarios, tiene frijol y maíz, no se puede especular con las necesidades de la gente”, subrayó, al tiempo que afirmó que la Defensoría del Consumidor investiga a algunos distribuidores bajo estas sospechas.

 

San Sebastián Salitrillo (Santa Ana), 18 de julio de 2015.