Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén está acompañando decididamente las millonarias inversiones que cambiarán la matriz energética del país para producir a partir de fuentes no contaminantes.

“Es una buena noticia para el país en materia de diversificación de la plataforma energética: Están  más de 700  megavatios comprometidos en una inversión de un poco más de 1.300 millones para el  próximo quinquenio”, expresó el presidente en funciones Oscar Ortiz, al rendir un informe trabajo realizado en los primeros meses de la administración.

Estas inversiones van a “tener un impacto superior en el año 2015, sobre todo, en depender cada vez menos  de la energía térmica, en este caso, de la  energía movida a base de petróleo”,  afirmó.

El funcionario dijo que “con este tipo de inversión  el próximo año  los precios de la energía van a ser  mucho más accesibles para la industria, para el sector económico pero también esperamos que  sea para la familia”.

Entre estas grandes inversiones están la planta de gas de Acajutla, que generará 355 megavatios, inversiones en energía hidroeléctrica (180 MW) y solar (100 MW), y en el marco del Fomilenio II un proyecto de energía eólica (40 MW).  A esto se suman, el estudio que se realiza para analizar la factibilidad de lanzar una nueva licitación en 2015 para la generación de otros 100 megavatios con fuentes renovables.

El vicepresidente Ortiz también destacó grandes inversiones privadas que son acompañadas por el gobierno, que también son reflejo de la confianza en el país, como OPP Films que realizará una inversión en dos fases de $120 millones y el acuerdo con AEROMAN, para ampliar el taller de naves aéreas  de última generación, con una primera inversión de 55 millones y  luego una segunda etapa con un monto igual.

Además, remarcó el acuerdo con CASALCO que impactará a 12 grandes territorios en el país, en una operación de un poco más de 1,500 millones, generando un promedio de 90 mil nuevos empleos.

San Salvador, 17 de diciembre de 2014.