Print Friendly
  • El vocero de la Presidencia aseguró que el sistema judicial es el encargado de esclarecer el destino de los fondos que estaban destinados a ayudar a las víctimas de los terremotos de 2001.

El gobierno confía en que el proceso judicial para esclarecer el destino de los millonarios fondos donados por el gobierno de Taiwán para ayudar a las víctimas de los terremotos de 2001 brinde respuestas a sus beneficiarios originales.

 

“La posición de este gobierno es que haya justicia, que quede claro el destino de los recursos que iban a beneficiar a las víctimas de los terremotos”, aseguró el portavoz de la presidencia, Eugenio Chicas, en la entrevista El Salvador Ahora, transmitida por Televisión de El Salvador y Radio Nacional.

 

Indicó que el gobierno lamenta el deceso del expresidente Francisco Flores, procesado por este caso, y recordó que la postura oficial siempre se mantuvo en esperar que el sistema judicial actuara conforme a la ley para aclarar el destino de los fondos.

 

“Es un momento donde lo que debe imperar es un sentido humano; en ese sentido, nosotros como gobierno hemos trasladado nuestros respetos a su familia, nuestra consideración a su familia, ya que este es un momento de dolor desde el punto de vista de la unidad familiar”, dijo el secretario de comunicaciones.

 

Sin embargo, remarcó que el sistema judicial aún tiene pendiente determinar la responsabilidad civil para aclarar a los beneficiarios originales del donativo qué sucedió con dichos fondos.

 

“La parte civil (del proceso judicial sobre el caso) es un tema que continua abierto y donde el pueblo salvadoreño esperará respuesta, sobre todo dónde está dinero, en definitiva el tema crucial es ese, dónde está el dinero”, señaló el funcionario.

 

“Las expectativa que tenemos es que pueda operar la justicia, hay un desarrollo importante en el sistema de justicia del país, lo que podemos esperar en este caso es que no llegue hasta ahí, sino que haya una profundización”, añadió.

 

San Salvador, 2 de febrero de 2016.