Print Friendly

El director de Centros Penales, Rodil Hernández, aseguró hoy que el programa de rehabilitación Yo Cambio se ha convertido en un modelo de gestión penitenciaria, que permite a los privados de libertad obtener herramientas y conocimientos que faciliten su reinserción a la sociedad

“Yo Cambio deja de ser un programa y se convierte en nuestro modelo de gestión penitenciaria. ¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que este es ya el camino, este es el rumbo que el sistema penitenciario salvadoreño ha tomado a partir del 2014 en adelante”, dijo el funcionario en la entrevista El Salvador Ahora.

Agregó que a través de este modelo el gobierno brida a los privados de libertad oportunidades reales de aprender ciertas herramientas que les permitan reinsertarse más fácilmente a la sociedad, a través del otorgamiento de ciertos beneficios amparados por la ley.

De acuerdo con Hernández, este programa permite a los reos que se encuentran en fase de confianza o semilibertad dedicarse a actividades laborales en beneficio de la comunidad, por medio de convenios con otras instituciones públicas como los ministerios de Obras Públicas y de Educación y la Policía Nacional Civil, entre otras instituciones.

“Tenemos, por ejemplo, mujeres que están fabricando baldosas para no videntes y colocándolas en las vías públicas. En el bulevar Monseñor Romero están reforestando los redondeles mujeres privadas de libertad del Centro de Readaptación de Mujeres Ilopango”, aseguró.

Agregó que “lo importante del Programa Yo Cambio es que tomamos los conocimientos, las habilidades que ya tienen los privados de libertad y lo que hacemos es perfeccionarlo. Aquellos que están mejor preparados le enseñan a otros (…) todos juntos trabajan para construir un mejor sistema penitenciario”.

Dijo además que el modelo cuenta con el apoyo de algunas empresas privadas y ONG´s, quienes están trabajando en la capacitación y formación de los privados de libertad.

“Estamos montando una línea de producción, de mecánica de obra de banco, fabricación de los catres, todos los catres que en el sistema penitenciario necesitamos, por ejemplo, van a ser producidos en la granja penitenciaría de Santa Ana inicialmente, esperamos el próximo año abrir otro centro de producción en Mariona”, explicó el director de Centros Penales.

Aseguró que en los próximos días se firmará un convenio con el Ministerio de Educación para que privados de libertad, incluidos en el programa, reparen en los talleres los pupitres dañados de las diferentes escuelas de todo el país.

El programa también contempla la formación de los reos para poder desenvolverse en la sociedad al recuperar su libertad, instruyéndolos en cómo elaborar su hoja de vida, actuar en una entrevista de trabajo, así como proporcionándoles herramientas técnicas para que puedan desarrollar su vida laboral de forma exitosa.

Actualmente, el modelo de rehabilitación Yo Cambio se implementa en 13 centros penitenciarios incluidos el de Izalco, Sonsonate, San Vicente, Sensuntepeque, Apanteos, Metapán, la Esperanza, el centro de Readaptación de Mujeres de Ilopango, Quezaltepeque, Cojutepeque, La Unión, Jucuapa y la Penitenciaría Occidental.

San Salvador, 8 de abril o de 2015.