Print Friendly

En representación del Gobierno de El Salvador, el viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Carlos Castaneda, recibió este día a su arribo al país al cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de la Santa Sede, quien presidirá la ceremonia de beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, el próximo sábado 23 de mayo.

“El motivo de mi presencia es el reconocimiento solemne por la ceremonia de beatificación de la calidad heroica, de la fe profunda, de la esperanza viva de Monseñor Romero, hijo y pastor de esta tierra, auténtico testigo del Evangelio”, dijo el cardenal Amato a su llegada a El Salvador.

El acto protocolario de recibimiento se realizó en el Aeropuerto Internacional de El Salvador “Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez», donde el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, le entregó las llaves de la ciudad y la Declaración de Huésped de Honor.

Para la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén, Monseñor Romero es una figura de fe, esperanza, lucha por la justicia y la igualdad, convirtiéndose a través de su beatificación en el más universal de los salvadoreños, iluminando al país y a los pueblos latinoamericanos y del mundo entero, mediante su mensaje pastoral y legado.

El 9 de enero de 2015, la Congregación para las Causas de los Santos reconoció por unanimidad que Monseñor Romero fue asesinado por odio a la Fe cuando celebraba una misa el 24 de marzo 1980. Posteriormente, el 3 de febrero de este año, Su Santidad el Papa Francisco, firmó el decreto que reconoce el martirio del obispo salvadoreño.

Luego, el 11 de marzo de 2015, Monseñor Vincenzo Paglia, Postulador de canonización de Monseñor Romero visitó El Salvador y anunció oficialmente la fecha designada por el Papa Francisco, para la beatificación.