Print Friendly

Ante el video revelado por el periódico digital El Faro y las posteriores justificaciones expresadas por la dirigencia de ARENA, el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén considera que es muy grave para el país los vínculos que la investigación periodística ha dado a conocer entre dirigentes de este partido y grupos criminales.

Por esta situación expresamos al pueblo salvadoreño y a las instituciones del Estado:
-Nuestra más alta preocupación por el hecho confirmado y aceptado por los dirigentes de ARENA sobre los vínculos, reuniones, negociaciones y compromisos sostenidos entre delegados de este partido y grupos criminales de pandillas.

-Existe una clara intención de desestabilizar a las instituciones del Estado con estos pactos entre ARENA y estructuras del crimen que tanto luto causan a las familias salvadoreñas.

-En sus declaraciones el diputado Ernesto Muyshondt compromete a su partido señalando que cumplía una misión encomendada por la dirigencia y en las conversaciones se menciona la entrega de dinero de ARENA a las pandillas.

-La publicación confirma que hubo varias reuniones y la existencia de una agenda de negociación.

-En la reunión documentada y dada a conocer por el periódico El Faro se reflejan compromisos entre dirigentes de ARENA para cerrar la prisión de máxima seguridad de Zacatecoluca y dar beneficios penitenciarios a las pandillas.

-Estos compromisos asumidos por los delegados de ARENA con criminales son a cambio de votos e, incluso, consultan con las pandillas el nombramiento del titular del Ministerio de Justicia y Seguridad.

Ante la gravedad de estas confesiones el Gobierno demanda:
-A la Fiscalía General de la República una investigación de oficio siendo hechos públicamente aceptados, así como para establecer si la actual alza de la criminalidad corresponde a negociaciones y acuerdos entre dirigentes de este partido con los grupos criminales, nuevamente con fines de desestabilización y electorales.

-A la dirigencia de ARENA una explicación pública y responsable y no una justificación que solo busque minimizar ante la opinión pública la gravedad de estos hechos.

San Salvador, 13 de marzo de 2016.