Print Friendly
  • El portavoz de la Presidencia aseguró que como parte de las medidas extraordinarias las fuerzas conjuntas de la PNC y el ejército redoblarán su presencia en zonas donde operan grupos criminales.

El Gobierno dará inicio a una fase de despliegue de fuerzas especiales conformadas por elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fuerza Armada para garantizar el control territorial en zonas con presencia de grupos de pandillas, como parte de las medidas extraordinarias impulsadas en materia de seguridad.

 

“Estas medidas extraordinarias no se quedan con el control de los centros penitenciarios, hoy vamos a un control más significativo de las calles, de los barrios, de las zonas urbanas, rurales, ese es el esfuerzo”, señaló el secretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, entrevistado en el programa El Salvador Ahora, transmitido por Televisión de El Salvador y Radio Nacional.

 

“Vamos a una segunda fase muy importante que es el despliegue de las unidades especializadas que desde el año pasado tiene ya tanto la Fuerza Armada como la Policía Nacional Civil”, añadió el portavoz.

 

Indicó que estas acciones buscan limitar la operatividad de los grupos criminales, los cuales, señaló, han sufrido considerables bajas en enfrentamientos con elementos de estas fuerzas especiales.

 

Agregó que la intervención que hasta el momento han realizado los cuerpos de seguridad bajo esta modalidad ha permitido la dispersión delos grupos criminales de barrios y colonias, llevándoles a refugiarse en quebradas, barrancos y zonas no habitadas.

 

Dentro de las medidas extraordinarias anunciadas por el presidente Salvador Sánchez Cerén para garantizar la seguridad está previsto contratar a mil reservistas del ejército para apoyar las labores de la PNC.

 

Además, la fuerza especial de acción inmediata que pronto será desplegada está compuesta por otros mil elementos de la PNC y la Fuerza Armada.

 

San Salvador, 13 de abril de 2016