Print Friendly

Durante 2015 CEPA invirtió más de $27 millones en obras de infraestructura y equipamiento, seguridad, mejoras de atención al usuario y nuevas zonas de esparcimiento para las familias salvadoreñas.

Como un impulso a la inversión y al desarrollo del turismo en El  Salvador, el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, a través de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), ejecutó durante 2015 una millonaria inversión  para fortalecer la infraestructura aeroportuaria y portuaria y así convertir al país en una plataforma regional de servicios logísticos.

En este sentido, en el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez se han invertido más de $23 millones en proyectos, como la sustitución de 11 puentes de abordaje, suministro de dos sistemas automáticos de potabilización de agua y la rehabilitación de la pista principal, calles de rodaje y calles perimetrales de la terminal aérea, entre otros.

En el puerto de Acajutla se realizaron obras de mejora y se construyeron nuevas zonas de esparcimiento con una inversión de $2,4 millones, una de ellas es el nuevo Malecón Acaxual, el cual consta de 239 metros lineales de malecón, restaurantes, áreas verdes y  parqueo para más de 200 vehículos.

 

Asimismo, se creó el “Museo del Ferrocarril y Parque Temático” ubicado en las instalaciones de FENADESAL, el cual pone a disposición de todos los salvadoreños una serie de piezas históricas de este importante medio de transporte que llegó al país a finales del siglo XIX.

 

Para el presidente de CEPA, Nelson Vanegas, “el Museo Ferroviario es una joya que habla por sí sola y que le permite a sus visitantes encontrarse con un pasado lleno de esperanzas y desarrollo, que los impulsa a levantar la mirada para ser generadores de oportunidades y rescatar la riqueza cultural con la que cuenta dicha infraestructura”.

 

De igual forma,  la pasada semana se inauguró la sala de despedida en el tercer nivel del Aeropuerto Internacional, que permitirá a los familiares despedir a sus seres queridos en un área diseñada con las condiciones necesarias para garantizar su comodidad.

 

“Hemos querido dignificar ese lugar y lo trasladamos al tercer nivel, con una vista impresionante. Antes, cuando usted entraba a  querer ver los aviones tenía que pagar un dólar, hoy no tiene que pagar  ni cinco y el área está totalmente climatizada, con unas condiciones totalmente diferentes”, explicó el funcionario.

 

San Salvador,  23 de diciembre de 2015.