Print Friendly
  • El ministro de justicia y seguridad señaló que se ha desplegado un dispositivo de seguridad en la zona y que las investigaciones han arrojado los primeros resultados, llevando a la captura de 82 criminales.

El gobierno está echando mano de todas sus capacidades para que el asesinato múltiple de 11 personas en el municipio de San Juan Opico, el pasado 3 de marzo, no quede en la impunidad.

 

“Por el nivel de violencia que se empleó, es un hecho que desde el primer momento nuestro objetivo es dar una pronta respuesta, deducir responsabilidades llevar ante la justicia a aquellos que participaron de una u otra manera, ya sea como autores directos o que hayan tenido algún nivel de participación en el hecho”, subrayó el ministro de justicia y seguridad, Mauricio Landaverde, en una conferencia de prensa en Casa Presidencial.

 

Señaló que a raíz de los primeros resultados de las investigaciones se ha capturado a 82 personas bajo sospecha de estar vinculadas con este crimen.

 

De estas, 11 fueron detenidas el mismo día en que se dieron los hechos, otras 4 fueron detenidas el 4 de marzo; el  5 de marzo se detuvieron a 20 personas más y otras 45 fueron detenidas un día después.

 

“Todas (estas personas) son miembros de los grupos delincuenciales que operan en esa zona del departamento de La Libertad, y que son parte de los que han participado en este  hecho y no vamos a detenernos hasta desarticular en su totalidad esos grupos”, apuntó el ministro.

 

Por su parte, el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, informó que desde el cometimiento de los hechos se ha asignado un grupo especial de la División Central de Investigaciones de la corporación policial que ha asumido todos los esfuerzos investigativos.

 

“Desde ese día (3 de marzo) hemos desplegado un operativo adicional al despliegue territorial que ya existe en la zona, consistente en un complemento de 100 policías, más 200 soldados que están teniendo presencia a través de grupos combinados y que vamos a mantener en ese sector”, señaló el director policial.

 

San Salvador, 7 de marzo de 2016.