Print Friendly

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, junto a la presidenta del ISTA, Carla Alvanés, entregó 56 escrituras de propiedad a igual número de familias del departamento de La Paz, quienes son beneficiarias de la Reforma Agraria.

 

El acto se realizó durante el programa Gobernando con la Gente, que el jefe de Estado salvadoreño llevó este sábado al municipio de San Pedro Masahuat, en el departamento de La Paz.

 

Las tierras legalizadas son lotes agrícolas y solares para viviendas que pertenecen a las haciendas: Lombardía, Escuintla, San José de Luna, El Nilo, San Felipe II, Comalapa, Santo Tomás, Santa Emilia, Bonanza, Santa Marta, La Joya y San Nicolás.

 

Las familias beneficiadas reciben la seguridad jurídica de sus tierras después de esperar alrededor de 25 años para ser legítimos dueños de sus propiedades.

 

Las escrituras son adjudicadas como bien de familia, lo cual protege al núcleo familiar, preservando el patrimonio para los hijos e hijas.

 

Un caso emblemático de espera y perseverancia para convertirse en dueña de su tierra es María Dolores Ortiz de Escobar, quien esperó 25 años para obtener legalmente la escritura de su solar de vivienda ubicado en la hacienda San Felipe II, del municipio de San Pedro Masahuat.

 

Asimismo, Melida Dionisia Castillo, del Nilo II, y María Matilde Guzmán, de Comalapa, esperaron 20 años para ver cumplido el sueño de ser dueñas de las propiedades adjudicadas.

 

En estos dos años de gobierno del presidente Sánchez Cerén, el ISTA cumple el mandato presidencial que las familias no esperen más años para recibir la legalidad de sus tierras, por ello en 24 meses se ha cumplido a 13,938 familias campesinas, que ya son verdaderas propietarias de sus parcelas.

 

El ISTA también entrega escrituras de forma domiciliar a beneficiarios de la tercera edad y personas que adolecen enfermedades crónicas o físicas, a quienes se les dificulta movilizarse hasta los lugares donde se realizan las entregas de escrituras.

 

La legalización de tierra es una puerta que abre oportunidades a las familias campesinas, permitiéndoles el acceso a servicios básicos como agua, luz y construcción de vivienda.

 

Asimismo, pueden ser sujetos de créditos agrícolas y beneficiarse con los programas que el ISTA realiza garantizado la seguridad alimentaria, apoyándoles con asistencia técnica a través del departamento de Desarrollo Agropecuario, como son las capacitaciones agroindustriales, entrega de plantines de hortalizas, elaboración de estanques para tilapias, entrega de alevines, vacunación de ganado y aves de corral

 

Todo lo anterior contribuye a mejorar la economía familiar y a fomentar el Buen Vivir de las comunidades.

 

 

San Pedro Masahuat (La Paz), 11 de junio de 2016.