Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén expresó hoy su esperanza porque las partes involucradas en el conflicto de la finca El Espino asuman su responsabilidad y logren un acuerdo apegado al respeto de los derechos humanos y el bienestar de las familias.

El Ejecutivo, a través de las instituciones correspondientes, mantiene a disposición albergues, camiones y alimentación para apoyarles mientras encuentran una solución a la demanda interpuesta por la familia Dueñas Herrera, la cual se hizo propietaria del inmueble en virtud de una permuta pactada durante la administración del expresidente Elías Antonio Saca.

“Como gobierno hemos intervenido -asistiendo, apoyando- en un conflicto que es entre privados y hemos ofrecido desde el principio nuestro apoyo humanitario”, dijo esta mañana en conferencia de prensa el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas.

Explicó que por mandato del presidente Sánchez Cerén instituciones del Ejecutivo están listas para “ofrecer abrigo temporal” a las familias afectadas, mientras puedan encontrar una solución permanente.

El secretario reiteró además que la Policía Nacional Civil actúa en estricto cumplimiento de la orden judicial que establece el desalojo de estos terrenos, acción que ha sido frenada con la admisión de un amparo que realizó hoy la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

La suspensión del desalojo ordenada por los magistrados da un “tiempo suficiente para poder construir una solución integral entre los privados que tiene que ver en este conflicto”, expresó el vocero del gobierno.

Afirmó que “siempre hemos creído que esa propiedad es lo suficientemente grande”, unas 400 manzanas que pertenecen a la cooperativa, por lo que, “en ese contexto, se podría acordar una solución”.

 

El secretario Chicas reiteró que aunque este es un conflicto entre privados, el presidente pidió la intervención de varias instituciones estatales para que con buena voluntad se facilitara una solución humanitaria, apegada al respeto de los derechos humanos y el bienestar de estas familias afectadas por la permuta.

 

Por su parte, el secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, expresó en la misma conferencia que “teóricamente” la cooperativa El Espino es una de las más ricas del país.

Es dueña de “una propiedad multimillonaria, que ha vendido enormes porciones, con cifras millonarias. Son las contradicciones de la vida”, afirmó el funcionario.

Explicó que la porción de terreno en la que habitan las familias que corren peligro de ser desalojadas pertenecía al Estado, pero “en el último gobierno  de ARENA se empezó a construir la carretera Diego de Holguín, hoy Monseñor Romero, y el gobierno expropió a la familia Dueñas, les quitó una porción para hacer la calle”.
El secretario Lorenzana cuestionó que ese gobierno, “en lugar de indemnizar a la familia Dueñas, tomó la decisión de entregarles la porción donde vive la comunidad”.

“Hemos ofrecido nuestra cooperación sin ser los responsables de este tema y esperamos que con esta resolución de la Sala las cosas se logren enrumbar de la manera adecuada”, añadió el funcionario.

San Salvador, 9 de junio de 2015.