Print Friendly

La ministra de trabajo firmó los decretos con los cuales entrarán en vigencia los nuevos montos de las remuneraciones mínimas que reciben los trabajadores a partir de la primera quincena de 2017.

La ministra de trabajo, Sandra Guevara, firmó este viernes los cuatro decretos que establecen los nuevos montos para los salarios mínimos, los cuales fueron fijados a partir de la propuesta gubernamental, misma que recibió el apoyo del sector de trabajadores.

“La primera quincena de enero de 2017 los empleadores deberán depositar en los salarios de todos los trabajadores y las trabajadoras este ajuste”, aseguró la funcionaria durante el acto celebrado en Casa Presidencial en que suscribió los documentos, provenientes del Consejo Nacional de Salario Mínimo (CNSM).

“El Ministerio de Trabajo estará vigilante y por supuesto podrá ser sancionado el empleador que no cancele, que no pague, el ajuste salarial que este día estoy firmando”, agregó.

Los decretos suscritos por la titular de Trabajo establecen un aumento a los salarios mínimos hasta alcanzar los siguientes montos: $300 para los rubros de comercio, servicios e industria (incluyendo ingenio de azúcar); $295 para maquila textil y confección; en el campo, en los ingenios de café y recolección de caña $224; y de $200 en la recolección de algodón y café, el sector agropecuario y la industria de algodón.

“Con esta medida hemos impuesto efectivamente la justicia para con los trabajadores y trabajadoras de este país, se ha impuesto también la racionalidad”, aseguró, por su parte, el secretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, quien acompañó a la ministra junto al subsecretario técnico y de planificación, Alberto Enríquez, y la presidenta de la Defensoría del Consumidor, Yanci Urbina.

“En este momento en que ha venido creciendo la economía nacional hasta un 2.5%, la acción del incremento al salario mínimo contribuirá significativamente a hacer crecer más la economía del país, porque ningún trabajador guarda su salario, lo consume en función de su familia, y por lo tanto eso fortalece la rueda económica, el mercado interno del país”, añadió el portavoz de la Presidencia.

Además, señaló que no es cierto que este ajuste afectará la competitividad del país, en la medida que los salarios mínimos que se pagan en el resto de países de la región están por arriba de los que se pagan en El Salvador.

El subsecretario técnico señaló que con este aumento se está atendiendo a una obligación constitucional que atañe al Estado.

“La Constitución manda que los trabajadores, las trabajadoras, los salvadoreños y las salvadoreñas, deben tener un salario que les permita el acceso pleno a la canasta básica, además de otros derechos como la educación, la salud, la vivienda”, puntualizó el subsecretario Enríquez.

“Debemos exhortar a los empresarios y las empresarias para que realmente hagamos entre todos y entre todas un esfuerzo por fortalecer y mejorar las condiciones de estos cerca de 250 mil trabajadores y trabajadoras que se van a beneficiar de esta medida”, añadió.

Por su parte, la presidenta de la Defensoría del Consumidor destacó que dicha institución estará atenta posibles incrementos injustificados en los productos de primera necesidad, que algunos empresarios pudieran realizar para trasladar a los consumidores los aumentos en el salario mínimo de sus trabajadores, aplicando sanciones en los casos que así suceda.

“El establecimiento de los precios de los productos, de los bienes y servicios, no corresponde únicamente al costo del salario de la mano de obra de las empresas, la estructuración de los precios tiene a su base también otras variables importantes como es el costo de las materias primas, de los insumos y también de la estructura del mercado”, señaló la funcionaria.

El secretario de comunicaciones indicó además que las empresas se han visto beneficiadas a lo largo del año con un conjunto de medidas que abonan positivamente a su productividad, tales como la disminución en los precios de la energía, de los combustibles, de la telefonía y de un buen clima para las inversiones debido a los esfuerzos por mantener la estabilidad política.

“Este gobierno y el Presidente Salvador Sánchez Cerén están empeñados en que se trate con dignidad a los trabajadores y trabajadoras y también está empeñado en acompañar al empresariado, al buen empresariado de este país, que trabaja tesoneramente por el desarrollo”, aseguró el funcionario.

San Salvador, 16 de diciembre de 2016.