Print Friendly
  • El área social es una prioridad para la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén, prueba de ello es que el 46% del presupuesto nacional está dirigido para apoyar al más sensible tejido social: la población que vive en situación de vulnerabilidad.

 “Invertir en las capacidades de la gente y en el bienestar social para el progreso de nuestra sociedad es objetivo central de mi gobierno”, planteó el presidente Salvador Sánchez Cerén esta mañana al dirigirse a la nación desde la Asamblea Legislativa, con motivo de cumplirse el segundo año de mandato.

 

Como parte de la agenda social destacó que se ha mejorado “el sistema educativo para que nuestra niñez y juventud desarrollen todas sus capacidades”.

 

Como prueba mencionó la ampliación del Programa de Formación Docente -que dignifica al magisterio y eleva la calidad de la educación pública-, la entrega de más de 23 mil computadoras con el novedoso programa Una Niña, Un Niño, Una Computadora, el cual ha beneficiado a 255 mil estudiantes y 9 mil docentes.

 

“Con este programa garantizamos la equidad en el acceso a las nuevas tecnologías y es otro compromiso que estamos cumpliendo al pueblo salvadoreño”, dijo el estadista al arrancar aplausos de los presentes en el Salón Azul legislativo.

 

Este año el gobierno proyecta entregar otras 33 mil computadoras, muchas de ellas ensambladas en la plana que funciona en Zacatecoluca con capacidad de producir 24 mil equipos al año.

 

El gobierno también hizo realidad la Universidad en Línea, “una nueva conquista para la juventud salvadoreña”; mientras que se avanza “en la atención integral a la primera infancia, beneficiando a 20 mil niñas y niños de 0 a 3 años”, remarcó el presidente.

 

El programa social más apreciado por la población salvadoreña es la entrega del paquete escolar, el cual fue ampliado al bachillerato, y se mantiene la cobertura nacional del Programa de Alimentación Escolar.

 

El gobierno declaró a 32 municipios como libres de analfabetismo, alcanzando más de 36 mil personas alfabetizadas.

 

El presidente destacó que la Reforma de Salud ha seguido profundizándose, y como pruebas irrefutables mencionó la baja en la desnutrición crónica infantil en un 34%.

 

El gobierno invirtió $79.8 millones en equipamiento e infraestructura del sistema de salud, mejorando la calidad de atención en la red hospitalaria.

 

El nuevo Centro Oftalmológico de San Vicente ha realizado más de 5 mil operaciones y brindado 27 mil atenciones; se pusieron en funcionamiento las farmacias especializadas en San Salvador, San Miguel y Santa Ana, “donde los pacientes con enfermedades crónicas reciben con prontitud y calidez sus medicamentos”, dijo el mandatario.

 

El Hospital de La Unión pronto será una realidad, así como más de 40 obras de infraestructura. Entre tanto, se firmó el préstamo por $170 millones con el BID, el cual está pendiente de ratificación por la Asamblea Legislativa, y servirá para construir el nuevo hospital de la zona norte de San Salvador y la modernización del Hospital Rosales.

 

El jefe de Estado detalló que se ha invertido en este segundo año 158 millones de dólares en créditos para el acceso a la vivienda, además se benefició a 93 mil salvadoreños mejorando la calidad de sus viviendas.

 

Programas sociales con “un profundo contenido humano” han sido fortalecidos, destacando $39 millones invertidos  en Pensión Básica Universal, Bonos de Salud y Educación, Programa de Apoyo Temporal al Ingreso y programas de inserción productiva.

 

“Ciudad Mujer, bandera de dignidad de la mujer salvadoreña, brindó 340 mil  atenciones en el último año. Aprovecho para ratificar nuestro compromiso de construir tres nuevas sedes de Ciudad Mujer en Sonsonate, Chalatenango y La Unión”, exclamó el presidente durante su mensaje al país.