Print Friendly

El Gobierno de la república hace un llamado a la población a proteger a las niñas y niños de los peligros de la pólvora, debido al incremento que se registra, incluyendo el lamentable fallecimiento de un menor de 8 años.

El Sistema Nacional de Salud reporta que entre el periodo del 1 de noviembre al 15 de diciembre del año 2015 suman 19 los casos de personas quemadas, igualando las cifras en el mismo periodo del año  2014. Sin embargo, lo que preocupa a las autoridades es que entre estas se contabiliza 15 menores de edad y 4 pacientes con amputaciones  en dedos de las manos.

El llamado lo formuló el ministro de gobernación y desarrollo territorial, Arístides Valencia, y el secretario para asuntos de vulnerabilidad y director general de protección civil, Jorge Antonio Meléndez, acompañados del director del cuerpo de bomberos, mayor Joaquín Parada Jurado, la jefa de unidad de cirugía plástica y quemadas del Hospital Benjamin Bloom, Patricia Quezada de Calderón, y  Claudia de Pintín, representante de FOSALUD.

De los menores de edad, la mayoría manipularon pólvora sin supervisión de adultos y entre el tipo de pólvora usada están: morteros,  volcancitos, estrellitas y pólvora prohibida como buscaniguas y silbadores; los tipos de quemadura según autoridades están las de grado II y  III (Subdermica y Transcutanea), y los mismos fueron atendidos en el hospitales nacionales de la red pública.

Considerando que se acercan los días de mayor quema de pólvora, las autoridades hicieron un llamado urgente a los padres y a responsables  de menores de edad a redoblar los esfuerzos de protección y control, así como evitar la manipulación de cualquier tipo de pólvora.

Se hizo además un llamado en particular a las autoridades y pobladores del departamento de Cuscatlán a supervisar, tomando en cuenta que es en ese departamento donde se ha reportado la mayor cantidad de casos de personas quemadas.

Las instituciones del Sistema Nacional de Protección Civil están preparas para brindar protección, seguridad  y auxilio a las familias salvadoreñas en las festividades de Navidad y Fin de Año,  pero es necesario la participación de población para garantizar la tranquilidad de las mismas.

Se hace un llamado a los  medios de comunicación a promover las recomendaciones que las instituciones del sistema brindan para contribuir al objetivo de prevenir más casos de niñas y niños quemados.