Print Friendly
  • El jefe de Estado salvadoreño se reunió hoy con el presidente del organismo financiero interamericano para abordar temas relacionados a los acuerdos de préstamo que El Salvador sostiene con el BID, cuatro de los cuáles están en espera del aval de los diputados.

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén recibió en Casa Presidencial al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, de visita en el país para brindar un impulso a cuatro proyectos de crédito que están en espera de la ratificación por parte de la Asamblea Legislativa y que llevarán inversión en áreas del desarrollo económico y social.

 

En el encuentro también estuvieron presentes por el Gobierno el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, el secretario Técnico y de Planificación, Roberto Lorenzana, el secretario privado, Manuel Melgar, y el viceministro de Exteriores, Integración y Promoción Económica, Carlos Castaneda.

 

Por el BID asistieron Gina Montiel, gerente de países; Juan Ricardo Ortega, asesor del Triángulo Norte; Sebastián Gonzáles, asesor del presidente Moreno; y Marco Nicola, representante del organismo financiero en El Salvador.

 

El mandatario destacó en la reunión la apuesta que bajo su gobierno se ha realizado por el desarrollo social sustentado en un desarrollo económico sostenible, objetivo en el cual subrayó la importancia de contar con el apoyo de entidades como el BID.

 

“Hablaba ahora con el presidente, y tendré la oportunidad de comentarlo con los diputados de la comisión hacendaria (Comisión de Hacienda y Especial de Presupuesto de la Asamblea Legislativa) de la importancia de avanzar en las aprobaciones de un conjunto de créditos que llevan, ya casi algunos de ellos, tres años sin aprobar”, aseguró el presidente del BID en declaraciones a la prensa tras el encuentro.

 

El máximo representante del organismo financiero hizo énfasis en que postergar el aval a estos proyectos no hace más que desaprovechar las facilidades financieras que provee el BID al país, con créditos de hasta por 30 años a tasas del 3.3%, lo cual empujaría a El Salvador a buscar opciones de financiamiento más caras.

 

“Es la razón por la cual para mí es importante saber que se mantienen estos flujos, toda vez que, en la medida que no se vayan haciendo esos proyectos, pues cualquier otro endeudamiento que el país contraiga va a ser mucho más caro”, dijo el presidente Moreno.

 

Actualmente hay cuatro proyectos del BID a consideración de la Asamblea Legislativa: Programa Integrado de Salud II, que financiará entre otras cosas la construcción de dos hospitales; Ciudad Mujer Fase II, que servirá para la construcción de nuevas sedes de este programa; Corredor Pacífico Mesoamérica, con el que se busca contribuir a mejorar la integración y conexión de vías en el país; y el Programa de Corredores Productivos, con el cual se respaldará a micro, pequeñas y medianas empresas de 28 municipios de la franja costero marina de El Salvador.

 

“Nosotros en el BID reconocemos que hay un momento, hay una gran oportunidad para Centroamérica y ciertamente para El Salvador, dada esta coyuntura internacional”, aseguró el presidente del BID.

 

“En un mundo en que hay bajo crecimiento, países como El Salvador tienen la oportunidad de ocupar un espacio que le permitan tener un mejor crecimiento de su economía”, añadió, destacando que el organismo estima el crecimiento del país para este año en torno a un 2.5%.

 

“A muchos comentaristas les parecerá poco, pero cuando uno mira que en todo América Latina y el Caribe el promedio este año es que las economías van a decrecer casi que 0.4%, crecer al 2.5% es un logro importante”, puntualizó.

 

El mandatario salvadoreño y el presidente del BID también se refirieron durante su encuentro a los esfuerzos enmarcados en la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Note, en la que el organismo financiero trabaja en la Secretaría Técnica conformada para acompañar dicha iniciativa; y  a los programas del BID enfocados al apoyo del sector privado, con énfasis en las pequeñas empresas.

 

San Salvador, 22 de abril de 2016.