Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, a través de la Secretaría Técnica y de Planificación, el Banco Central de Reserva, Banco de Desarrollo de El Salvador, el Banco Hipotecario, el Banco de Fomento Agropecuario y la Superintendencia del Sistema Financiero, trabajan conjuntamente para apoyar y mejorar el acceso al financiamiento para diversos sectores, con la finalidad de incrementar la productividad, generar empleos dignos y dinamizar la economía para hacer viable el desarrollo del país.

Los sectores productivos tendrán ahora más oportunidades para la adquisición de créditos destinados al agro, industria manufacturera, comercio de exportación, construcción, electricidad, transporte, almacenaje, comunicaciones y servicios.

Para ello, se han emitido una serie de medidas aprobadas por el “Comité de Normas”,  para el desencadenamiento del crédito, las cuales contribuirán a que las entidades financieras puedan disponer de más fondos destinados a las actividades productivas.  Dicho Comité es coordinado por el Banco Central de Reserva, como institución encargada de la regulación del Sistema Financiero, y además tiene participación del Superintendente del Sistema Financiero, quien vela por la supervisión del cumplimiento de las normativas.

Asimismo, se han definido las siguientes modificaciones para clasificar los activos de riesgo crediticio y constituir reservas de saneamiento que facilitan el acceso al crédito, tales como:

  1. a)Mayor acceso a créditos productivos, evaluando en función de las políticas internas de las entidades financieras, flexibilizando los requisitos normativos establecidos. Anteriormente la normativa fijaba un límite de revisión de US$200 mil incrementándose a US$350 mil.
  2. b)Se amplía el plazo de actualización de valúos de bienes inmuebles de 24 a 36 meses.
  3. c)Se han flexibilizado las condiciones de refinanciamiento y restructuraciones para créditos de empresa, de la siguiente manera:

 

o   Los deudores sujetos a estas operaciones, serán clasificados de acuerdo a las condiciones que presenten al momento de refinanciar o reestructurar un crédito, eximiéndose de la disposición sancionatoria de mantenerlo en categoría C2 o de mayor riesgo cuando no se cubra los intereses con sus propios recursos.

o   Se podrá mejorar la categoría de riesgo de estas operaciones, cuando haya pasado únicamente 6 meses del nuevo plazo para créditos de inversión y 3 meses para créditos de capital de trabajo; y no la quinta parte del plazo como se exigía anteriormente.

  1. d)Se ampliaron los días mora para las categorías A1, A2 y B para créditos destinados al sector empresa, permitiendo así un plazo mayor antes reclasificarlos a una categoría de mayor riesgo. Dicha ampliación será de la manera siguiente:

o   A1: de 07 días a 14 días

o   A2: de 14 días a 30 días

o   B:   de 30 días a 60 días

Asimismo, se crearon medidas para que las entidades financieras cuenten con mayor disponibilidad de fondos para el otorgamiento de este tipo de créditos; estableciéndose que el total del requisito de reserva de liquidez se verá reducido en un 10% de los montos desembolsados en créditos productivos. Estas medidas tendrán una vigencia de cuatro años, a partir del 23 de febrero de 2015, y han creado las condiciones para facilitar que las personas dedicadas a actividades productivas tengan acceso con mayor facilidad a financiamientos con tasas preferenciales.

El Comité de Normas monitoreará periódicamente el impacto en el crédito productivo de las modificaciones realizadas, las cuales se espera constituyan un apoyo en la reactivación del crédito productivo, a partir del segundo trimestre del año.

El sector financiero en su conjunto debe consolidarse como motor dinamizador del crecimiento económico, en este sentido la banca estatal también apoyará estas medidas y buscará acercar los servicios y canalizar los recursos para destinarlos a otorgar créditos para contribuir a la transformación productiva del país y dinamizar la economía para generar oportunidades y prosperidad a las familias, como uno de los objetivos plasmado en el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

 

San Salvador, 26 de febrero de 2015.