Print Friendly
  • El mandatario indicó que dentro de las siguientes acciones que se implementarán está el despliegue de una fuerza élite formada por elementos del ejército y de la policía en territorios con alto índice delincuencial.

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró que su gobierno no dará marcha atrás en la implementación de las medidas extraordinarias en materia de seguridad, adoptadas para poner freno a la acometida de los grupos criminales en el país.

 

“Quiero reafirmarles que vamos a continuar llevando adelante las medidas extraordinarias [en materia de seguridad]; ustedes conocen las medidas que hemos anunciado y que gracias a Dios tienen el respaldo de la población, tienen el respaldo de la Asamblea Legislativa, tienen el respaldo de la sociedad civil y también nos acompaña la cooperación internacional”, aseguró el mandatario durante el programa Gobernando con la Gente, realizado este sábado en el municipio de Ilobasco, Cabañas.

 

Indicó que tras las acciones ejecutadas en los centros penitenciarios en el marco de estas medidas (estado de emergencia en siete centros penales, aislamiento de privados de libertad de alta peligrosidad y corte de telecomunicaciones desde y hacia centros de reclusión), iniciará el despliegue de más elementos de la Fuerza Armada y de más elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) en las zonas más amenazadas por el crimen y la violencia.

 

Además, aclaró que la propuesta de organizar a las comunidades para prevenir acciones criminales, incluso haciendo uso de armas, “se ha lanzado para que se debata, pero no es una decisión del Gobierno armar a la población”.

 

“Es obligación de nosotros, del Gobierno, defender a la población, no podemos hacer que la población se defienda, sino que tenemos que ser nosotros quienes la defendamos”, subrayó el mandatario.

 

Sin embargo, hizo énfasis en la importancia de organizar a las comunidades para mejorar la convivencia y aplicar medidas de prevención en las mismas.

 

Indicó que la dureza de estas medidas está dirigida a aquellas personas que cometen crímenes contra las familias salvadoreñas, señalando que su ejecución no contempla abusos por parte de las autoridades.

 

“Hemos trabajado al interior de la Policía Nacional Civil y al interior del ejército para que los mecanismos que hay de control y supervisión funcionen”, dijo el presidente.

 

“No es con violentar los derechos de las personas con que vamos a lograr el propósito. Nuestras acciones están dirigidas a los criminales, nuestras acciones están dirigidas a aquellas personas que no respetan a niños, a niñas, a ancianos, que asesinan”, señaló.

Ilobasco (Cabañas), 16 de abril de 2016.