Print Friendly

El gobierno de El Salvador oficializó este 29 de octubre la implementación de la medición de la pobreza  multidimensional con un acto presidido por el secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana; Christian Salazar, representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en El Salvador (PNUD); Denis Pigot, representante de la agencia de cooperación luxemburguesa; la viceministra de Comercio e Industria,  Merlin Barrera; Tatyana Orozco, directora del departamento para la Prosperidad Social de Colombia; y  Katy Lema, directora de Análisis y Estadísticas del Ministerio de Desarrollo Social de Ecuador. Junto a ellos estuvieron los miembros de la Instancia de Asesoría Técnica de la Pobreza Multidimensional.

El secretario técnico y de planificación, coordinador general de la implementación esta nueva metodología en el país, sostuvo que la medición de la pobreza multidimensional es un instrumento que está totalmente alineado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, al Plan Quinquenal de Desarrollo y a los objetivos del gobierno de combate a la pobreza.

Recordó que la medición que se ha tenido en el país en cuanto a la pobreza ha estado fundamentada únicamente en el parámetro de ingresos, pero ahora está transitando a una forma más integral de medir la pobreza. “Justamente, es la medición multidimensional que toma en cuenta varias dimensiones y de esa forma se puede medir más objetivamente también los resultados de las políticas públicas. Se tiene una medición más real de la pobreza. Esta medición refleja más objetivamente la realidad”, indicó.

Sin embargo, reconoció que al igual que ha sucedido en otros países que han adoptado la nueva medición, aparece un porcentaje superior de pobreza que con la otra medición por ingresos, porque se ha estado haciendo una medición limitada de la pobreza. “Uno asume costos porque fácilmente estos temas se pueden manipular, por eso queremos descontaminarlo del debate politico (…) Nosotros tenemos que asumir esto con realismo, con objetividad, con rigor y, en ese sentido, como Gobierno nos sentimos convencidos que se está haciendo un trabajo serio, que tiene una enorme legitimidad y esto se asumió cuando se aprobó la Ley de Desarrollo y  Protección  Social, que contó con el respaldo de todas las fuerzas políticas del país”, aseguró.

Medir las diferentes dimensiones de la pobreza es clave para buscar condiciones para resolver las precariedades, las dificultades de la gente. En este sentido, la medición multidimensional complementa la medición basada en ingresos, no la sustituye, ya que permite capturar mejor las privaciones que la población padece a escala nacional y departamental, y brinda una mirada más integral de la pobreza, compatible con las ideas de desarrollo humano y del buen vivir.

Roberto Lorenzana reconoce que “la medición multidimensional es una herramienta que es perfectible y se puede ir mejorando, tiene esa flexibilidad; ya que tiene dificultades para

 

compararse entre  países, porque no todos utilizamos los mismos parámetros, y ese es un desafío que hay que enfrentar y por eso es correcto seguir midiendo por ingresos también. Los dos instrumentos, la medición multidimensional y la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples no son comparables, son complementarios” apuntó.

La medición multidimensional es un instrumento que nos ayuda a orientarnos en el cumplimiento del Plan Quinquenal de Desarrollo, donde las prioridades son un El Salvador productivo, educado y seguro. “Y esas dimensiones están siendo valoradas acá, lo cual nos va a facilitar el monitoreo, el seguimiento y los ajustes que hay que hacer desde las políticas públicas para poder incidir en esos aspectos”, agregó.

Por otro lado, destacó que en la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples los datos reflejan que ha venido cayendo el  índice de Gini, “hace unos meses el vicepresidente del Banco Mundial, Jorge Familiar, dijo que El Salvador es el segundo país en América Latina en el último quinquenio en la reducción de la desigualdad, lo cual nos llena de mucha satisfacción; eso quiere decir que las políticas públicas de combate a la pobreza están dando resultados y se podrán registrar de mejor manera  con el uso de esta herramienta de la medición multidimensional”, aseguró el funcionario.

La política social, basada en derechos, es el mecanismo que el Gobierno está utilizando para garantizar la redistribución de los recursos del Estado y las riquezas del país, que busca proporcionar de manera gradual y sostenida los servicios sociales esenciales a todos los salvadoreños y salvadoreñas, priorizando en aquellas personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, pobreza y exclusión social

El Salvador se une así a otros países como México, Colombia, Chile y por último Costa Rica, que también este día adopta la medición multidimensional de la pobreza, y próximamente Ecuador.

El secretario técnico y de planificación anunció, además, que la institución oficial encargada de hacer la medición por ingreso y la multidimensional será la DIGESTYC y que el Gobierno está trabajando en una reforma profunda en esa institución. “Se quiere construir un Instituto de Estadísticas que esté acorde a los nuevos tiempos, con tecnología y recurso humano. Próximamente se presentará una propuesta de ley para que se cree esa nueva instancia”, subrayó.