Print Friendly
  • El Ejecutivo confía en que la iniciativa de ley que contiene las reformas a la Ley penitenciaria logre el respaldo de todas las bancadas legislativas, ya que su aprobación constituye una pieza fundamental dentro de toda la estrategia de seguridad.

 

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén confía en que las diferentes fuerzas políticas en la Asamblea Legislativa aprobarán de forma unánime las recientes reformas a la Ley Penitenciaria presentadas por el Ejecutivo, las cuales permitirán hacer efectivo programas como la reinserción de numeroso privados de libertad,  procesados por delitos leves, en trabajo comunitarios.

Así lo explicó el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas, al ser consultado sobre el tema en la entrevista El Salvador Ahora, espacio en el que informó que los reos beneficiados con este programa se seleccionarán atendiendo a los informes emitidos por los equipos especializados del sistema de justicia.

 

“Cuando se habla de crear programas como este, es ver los presos de menor peligrosidad y después de haber comprobado su desempeño, ¿eso quién lo establece? Hay un sistema de administración penitenciaria desde la Corte Suprema de Justicia, con jueces penitenciarios, con equipos criminológicos que son los que determinan la condición de reeducación”, aseguró el portavoz del gobierno.

 

Manifestó que esta iniciativa de ley que se está enviando a la Asamblea Legislativa es una herramienta que permitirá estímulos para los reos beneficiados.

 

“Está previsto dentro de esta iniciativa de ley que los privados de libertad por ejemplo, por un día de trabajo se les considere dos días de pena, eso les permite aliviar su condición, eso les permite que tengan el estímulo de poderse formar, de poder trabajar, de poder cambiar su vida, de poder ser útiles  a la sociedad”, explicó.

 

El  funcionario indicó que se mantendrá una estricta vigilancia sobre  el desempeño de los privados de libertad beneficiados por este programa, a través de diferentes mecanismos como los brazaletes electrónicos, los cuales ya se encuentran en proceso de licitación.

 

“Al privado de libertad se le pone un brazalete especial, que permite un monitoreo vía GPS para saber absolutamente donde está, cuando sale en este tipo de programa”, explicó.

 

Agregó que parte de la política de seguridad implementada por el gobierno contempla los mecanismos de prevención y reinserción, por lo que contar con un respaldo legal ayudará al impulso de estos programas.

 

“El objeto de un sistema penitenciario es la reeducación de la persona; en primer lugar, apartarlo de la sociedad para que no siga cometiendo crímenes; pero en segundo lugar, y hasta donde sea posible y los recursos nos lo permitan, reeducar a esa persona para que en nuevas condiciones volverla a reinsertar en la sociedad”, aseguró.

 

Precisó además que las reformas al sistema penitenciario presentadas a la Asamblea, permitirán el desplazamiento de más de 10 mil reos a los centros penitenciarios temporales, próximos a construir en Zacatecoluca, Izalco y San Salvador.

 

Durante la entrevista, el vocero de Casa Presidencial remarcó la necesidad de que la Asamblea Legislativa apruebe, lo más pronto posible, los 152 millones de dólares con lo que se le dará financiamiento a los planes de seguridad.

 

“Los 152 millones, que hoy son 157 millones para aportarle más a la Fiscalía, debe ser un tema de inmediata solución, porque tenemos el riesgo de que se nos desfase la estrategia. Los recursos no pueden llegar como se dice popularmente cuando san Juan baje el dedo, los recursos se necesitan hoy”, enfatizó.

 

San Salvador, 18 de mayo de 2016.