Print Friendly
  • El portavoz de la Presidencia señaló que el estudio sobre la Ley para el cobro de las deudas tributarias y multas a favor del Estado, presentada por el Gobierno a la Asamblea Legislativa, debe incluir el enfoque de la evasión y elusión fiscal como delitos de corrupción.

 

El secretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, aseguró hoy que uno de los criterios que deben guiar el debate sobre la propuesta de Ley para el cobro de las deudas tributarias y multas a favor del Estado, presentada por el Ejecutivo al Congreso, es el hecho de que evadir las deudas tributarias es un delito de corrupción.

 

“Evadir, no pagar los adeudos que le corresponden a la población, eso es corrupción, embolsarse el dinero que no les pertenece (a los deudores) porque es dinero de la población, eso es corrupción”, señaló el portavoz presidencial en el programa de entrevistas El Salvador Ahora.

 

El funcionario indicó que esta premisa debe ser motivo de reflexión para las bancadas de los partidos políticos con representación en la Asamblea Legislativa, con énfasis a las más numerosas dentro del bloque de la oposición.

 

“No solo ARENA, sino GANA mismo, tienen que reflexionar en el sentido que desarrollar una nueva metodología, mejores herramientas para tributar, es fundamental”, sostuvo.

 

“Los votos legislativos deben de guiarse en torno a este tema, ¿quién no quiere que se investigue la corrupción?, si alguien no quiere que se investigue la corrupción pues obviamente estará en contra de la ley del cobro coactivo”, añadió.

 

La Ley para el cobro de las deudas tributarias y multas a favor del Estado planteada por el gobierno busca mejorar el sistema de cobro de deudas con el fisco –proceso segmentado actualmente en 3 instituciones (Hacienda, Fiscalía y Órgano Judicial)–, implementando el modelo de cobro ejecutivo administrativo, que concentraría en una entidad administrativa la cobranza.

 

La propuesta contribuiría a combatir la evasión fiscal, que según un estudio de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”, ronda los 1,500 millones de dólares al año.

 

 

“Si la evasión se redujera en un 50%, estaríamos hablando de más de 700 millones de dólares, eso es mucho más que el presupuesto que tiene todo el Ministerio de Salud, que ronda un poco más de 600 millones de dólares, o el presupuesto de seguridad ordinario, que ronda aproximadamente unos 480 millones de dólares”, indicó el secretario de comunicaciones.

 

San Salvador, 6 de septiembre de 2016.