Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, por medio del Consejo de Ministros, aprobó para el ejercicio fiscal 2015 un anteproyecto de presupuesto realista y austero, basado en la perspectiva económica del país y en la priorización de la inversión social, y mayormente financiado con fondos propios.

El monto total del presupuesto 2015 asciende a $4,823 millones, definido sobre la base de un crecimiento económico de 2.6% y congruente con el objetivo de lograr una carga tributaria de 16.0% y un déficit fiscal de 4.0%, así como un ratio de deuda del 59.7%, de la cual el 13.4% corresponde a deuda generada por el pago de pensiones.

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, el presupuesto tendrá un incremento interanual de 3.1%, aumentando las asignaciones de los ramos de Educación, Salud y Seguridad Pública, y será financiado principalmente con recursos del Fondo General por un monto de $4,575.9, equivalentes al 94.9% de la suma total; préstamos externos por $205.0 millones, constituyendo el 4.2%, y el resto con donaciones por una cantidad de $42.1 millones, lo que equivale al 0.9%.

El crecimiento del PIB de 2.6% en 2015 estaría liderado por la dinámica de inversión total que se estima crecerá un 6.0% y por el consumo total, que aumentará 2.3%. Asimismo, se espera que ante un mayor crecimiento en la actividad económica de Estados Unidos  se reactivará la demanda externa y las exportaciones crecerán a una tasa del 3.1%, mientras que las importaciones lo harán en un  3.5% anual.

Entre las áreas de gestión en las que está distribuido el presupuesto 2015 destaca el desarrollo social con un monto de $2,148.0 (45.2%); administración de justicia y seguridad ciudadana, con $757.3 millones (16%); apoyo al desarrollo económico $479.0 millones (10.1%) y deuda pública con $790.6 millones (16.7%).

El anteproyecto del presupuesto se elaboró atendiendo propósitos estratégicos como son apoyar la producción y generación de empleo, consolidar el Sistema de Protección Social Universal, apoyar la formulación de políticas de Estado para promover el crecimiento económico y el desarrollo inclusivo, fortalecer la gestión ambiental y la transparencia en el manejo de las finanzas públicas.

También la asignación de recursos se ha efectuado en función de las prioridades del gobierno, como la creación de empleos y  el aumento de la productividad, para lo cual se promoverá la política de innovación y la transformación productiva, las alianzas público privadas y la modernización del marco de incentivos, factores que son clave para impulsar el crecimiento económico y el desarrollo integral y equitativo de la población salvadoreña.

De acuerdo con cifras del Banco Central de Reserva (BCR), durante la última década la economía salvadoreña ha experimentado un bajo crecimiento económico, de alrededor de 1.9%, por ello el gobierno del presidente Sánchez Cerén considera fundamental en el quinquenio 2015-2019 recobrar la senda del crecimiento económico sostenido con igualdad de oportunidades, así como generar empleo digno, elevar la productividad laboral y la diversificación y sofisticación de productos exportados.

El presupuesto para el ejercicio fiscal 2015 busca continuar impulsando el proceso de consolidación democrática con una gestión de gobierno eficiente, transparente y en austeridad, con apertura a la participación ciudadana.

San Salvador, 29 de septiembre de 2014.