Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén anunció hoy que el gobierno presentará a la Asamblea Legislativa una serie de reformas legales para combatir con más fuerza a los extorsionistas, entre ellos la confiscación de los bienes que acumulen como producto de este delito.

 

“Vamos a garantizar que el extorsionistas sea perseguido de oficio, pero además que se le aplique la ley de extinción de dominio”, explicó el gobernante este sábado durante el programa Gobernando con la Gente, realizado en Panchimalco.

 

Esta reforma, expresó el mandatario, procurará que a los extorsionistas se les confisquen los bienes, como las propiedades, que hayan acumulado como parte de su actividad delincuencial.

 

“Sabemos que una inmensa parte de la sociedad salvadoreña es sujeta de extorsión”, dijo el jefe de Estado, al informar que las reformas serán presentadas posiblemente la próxima semana.

 

El Presidente agradeció a la Asamblea Legislativa por el apoyo a las reformas al Código Procesal Penal encaminadas a endurecer las medidas contra los criminales que atenten contra policías, soldados, jueces, fiscales y cualquier personal que trabaje en labores de seguridad.

 

En virtud de las reformas se realizarán “procedimientos rápidos” contra estos delincuentes y se les confinará en cárceles de máxima seguridad, “donde estarán totalmente aislados de la sociedad”, afirmó el jefe del Gobierno.

También en materia de seguridad, el Presidente anunció que el Consejo de Ministros aprobó declarar como proyecto de urgencia la construcción de una nueva etapa del penal de Izalco, donde serán resguardados delincuentes que se encuentran en las bartolinas de la PNC.

 

Esta medida permitirá liberar a unos mil policías del resguardo de las bartolinas para dedicarse a labores de seguridad con las comunidades, afirmó el mandatario.

 

San Salvador, 7 de febrero de 2015.