Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén encabezó hoy el traspaso de mando de la dirección general de la Policía Nacional Civil (PNC) que asume el comisionado Mauricio Ramírez Landaverde, quien se ha desempeñado como subdirector de esta institución creada en virtud de los Acuerdos de Paz.

discurso 2   FOTOS  video

 

El gobernante recibió el estandarte de la PNC de manos del exdirector general Rigoberto Pleités, como “un símbolo del mando y responsabilidad institucional” e inmediatamente se lo entregó al comisionado Ramírez Landaverde.

El Presidente inició su discurso “dando un reconocimiento a los hombres y mujeres mártires de esta institución policial, quienes han ofrendado su vida en el cumplimiento de su deber”. “Me solidarizo con sus familiares y amigos”, dijo.

La PNC, expresó el jefe de Estado, “es una de las más grandes instituciones que tenemos hija de los Acuerdos de Paz” y debemos reconocer la noble tarea que ha desarrollado “en la construcción de la democracia, el Estado de derecho y la búsqueda de una convivencia pacífica en nuestra sociedad”.

“No podemos olvidar que dejamos atrás a los antiguos cuerpos policiales caracterizados por el irrespeto a los derechos humanos. Por esta razón, pactamos una Policía Nacional Civil basados en el principio del respeto a la dignidad humana. Y así cada vez avanzamos en la conformación de una institución policial apegada al estricto cumplimiento de los derechos humanos”, enfatizó durante la ceremonia realizada en el edificio central de la PNC, situado en el centro capitalino.

El presidente Salvador Sánchez Cerén dijo estar “consciente de las necesidades y demandas” de la institución y remarcó que “algunas de ellas son históricas y hasta estructurales”.

“Nos comprometemos a seguir dignificando el trabajo del policía. Trabajaremos para que tenga las condiciones necesarias y adecuadas para cumplir su misión y fomentar más su profesionalización”, ratificó.

El gobernante expresó su solidaridad con las víctimas de la violencia en el país. “Detrás de los números y estadística hay una realidad humana de muerte, sufrimiento y desesperación, que como Presidente de la República no paso desapercibido, sino que me llena de preocupación”, expresó.

Para solventar esta situación dijo que el país necesita “de la participación activa de los gobiernos y liderazgos locales, de las organizaciones sociales, de  empresarios, iglesias, comunidades y familias. Solo juntos  podremos superar la inseguridad y el miedo”.

El Presidente de la República expresó a la nación que no debe dejar “que la violencia y el miedo venzan a la esperanza y a la alegría por un futuro lleno de prosperidad y dignidad para todos los salvadoreños”.

“Les digo con toda sinceridad y responsabilidad que me da el cargo de Presidente: Vamos a combatir la inseguridad, combatiremos las extorsiones, trabajaremos para prevenir asesinatos, no le daremos tregua al crimen organizado y lucharemos en contra de la violencia”, afirmó con contundencia.

Anunció que pronto el ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, y su equipo de trabajo, dará a conocer las medidas urgentes que se adoptarán en los primeros meses del Gobierno, y recordó, tal como lo anunció en su discurso de toma de posesión, que él mismo estará al frente del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana.

San Salvador, 10 de junio de 2014.