Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén descartó hoy rotundamente que existan intensiones de incrementar el porcentaje del IVA como malintencionadamente afirmó un alto dirigente del partido ARENA.

“Se ha desatado un campaña de que a mediados del año entrante vamos a requerir más préstamos e incrementos de impuestos, fundamentalmente el IVA. Nada es más falso que eso”, aseguró el titular de Hacienda, Carlos Cáceres, en una conferencia de prensa en Casa Presidencial.

Resaltó que ni en la administración del expresidente Mauricio Funes, ni en la del presidente Salvador Sánchez Cerén, se ha contemplado en algún momento aumentar este impuesto.

“No está en el horizonte nuestro imponerle a la población” un aumento de este impuesto, reiteró el funcionario, al enfatizar que esta postura se mantiene firme, pese a que la medida ha sido propuesta por el Fondo Monetario Internacional desde hace algún tiempo.

El gobierno busca otras alternativas viables para reducir el déficit fiscal y darle más sostenibilidad a las finanzas del Estado sin la necesidad de aplicar impuestos como el IVA, que finalmente afectan a la población más pobre del país.

El funcionario afirmó que estos rumores generados por ARENA responden a su estrategia electoral, al tiempo que destacó que, no obstante de la amplia discusión sobre el Presupuesto General de la Nación 2015, este partido fue el único que se negó sus votos.

El ministro Cáceres aseguró que la amplia y oportuna aprobación del presupuesto “da mucha predictibilidad” al país, pues permitirá que la inversión pública no sufra retrasos y se ejecuten de forma eficiente las comprase inversiones, como en el caso de las relacionadas a los programas sociales.

“Se han iniciado ya las tareas administrativas de manera que desde el primero de enero salga ya la licitación y no tengamos  retrasos en la ejecución de la inversión pública y, asimismo, en los programas sociales más sentidos como paquetes escolares, Vaso de Leche e insumos médicos”, dijo Cáceres.

Reiteró que el presupuesto no está desfinanciado, y por el contario es austero y acorde a la realidad económica del país.

“Está equilibrado y la estimación de ingresos se basa en elementos y procedimientos técnicos. Cada punto de crecimiento del PIB nos da $110 millones de recaudación tributaria adicional, si estimamos 2.2% tendríamos una recaudación adicional a la de este año de $240 millones”, explicó.

Agregó que no habrá  endeudamiento del gasto corriente para el próximo año, ya que los programas vinculados a la educación están completamente financiados con recursos que provienen de los impuestos de la población, así como los programas de salud y seguridad.

Dijo además que el gobierno calcula que la inversión pública puede alcanzar los $800 millones y, si los préstamos se aprueban, se lograría una inversión de $1,100 millones.

“La aprobación de los préstamos nos daría la oportunidad de invertir $300 o $400 millones más, lo que favorecería el empleo de toda la población”, explicó el funcionario.

San Salvador, 25 de noviembre de 2014.