Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ratificó por medio de su delegado, el secretario de Gobernabilidad, Hato Hasbún, la invitación al Papa Francisco para visitar próximamente El Salvador.

El gobernante también reiteró el agradecimiento al Sumo Pontífice por la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y el inicio de este mismo proceso en el caso del padre Rutilio Grande.

El secretario Hasbún, al igual que el canciller Hugo Martínez, es parte de una delegación salvadoreña que se reunió este día con el Papa Francisco, misma que  ha sido encabezada por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, como presidente de la Conferencia Episcopal de El Salvador.

En un contacto telefónico desde el Vaticano durante la entrevista El Salvador Ahora, de Canal 10 y Radio Nacional, el secretario Hasbún explicó que en la audiencia Su Santidad recordó el martirio de Monseñor Romero.

Minutos después de la audiencia el funcionario expresó que el Papa dijo unas palabras que nos han dejado impresionados: Monseñor Romero no solo fue mártir en el momento de su asesinato. Entregó su vida antes, en el momento de su asesinato y después, porque siguió siendo objeto de calumnias. Incluso, dentro de la propia Iglesia hay quienes siguieron calumniando y por eso él siguió siendo mártir.

El delegado presidencial informó al país que durante el encuentro en el Vaticano pidió al Papa que enviara un mensaje a la juventud salvadoreña para construir juntos la paz.

San Salvador 30 de octubre de 2015.