Print Friendly
  • El presidente Salvador Sánchez Cerén ha reiterado la decisión de impulsar políticas públicas que permitan la reducción de la vulnerabilidad ambiental y socioeconómica ante los efectos del cambio climático.

 Ante el fenómeno del cambio climático que está golpeando a todas las regiones del mundo el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén impulsó durante el presente año una estrategia clara para transitar hacia una economía y una sociedad ambientalmente sustentable y resilientes a los efectos de este fenómeno.

De esta forma, El Salvador puso en marcha el primer Plan Nacional de Cambio Climático, que contempla acciones concretas en el corto, mediano y largo plazo para enfrentar este fenómeno climático, según lo manifestó el viceministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ángel Ibarra.

Al presentar el informe del balance del gobierno en materia de sustentabilidad ambiental, el funcionario informó que durante 2015 se garantizó, temporalmente, la seguridad alimentaria de más de 38 mil familias que fueron duramente afectadas por la sequía.

Asimismo, el Ministerio  de Agricultura y Ganadería (MAG) ha actuado oportunamente reforzando el Programa de Agricultura Familiar para alcanzar buenas cosechas de maíz y frijol, en particular con la siembra postrera.

En este sentido, este año se entregaron cerca de 570 mil paquetes agrícolas, con una inversión de más de $33.8 millones. Además se desactivaron los mecanismos especulativos del alza de los precios de alimentos básicos, en especial el del frijol.

El MAG continuó implementando el Plan de Renovación del Parque Cafetero con variedades resistentes a la roya y a la sequía.

De igual forma el Ministerio de Obras Públicas (MOP) ha corregido las amenazas de 21 cárcavas, transformando zonas de riesgo en espacios públicos.

“En materia de adaptación y mitigación  al cambio climático, hemos emprendido este año el desafío de Boon,  un desafío de restaurar ecosistemas y países degradado que incluye áreas naturales, manglares, corredor secos y zonas de recarga hídrica, con un aporte de cooperación internacional de 20 millones de dólares y  es una meta ambiciosa de 100 mil hectáreas”, informó Ibarra.

En función de combatir la deforestación, la CEL ha establecido un vivero con capacidad de producir 600 mil plantas frutales y forestales anualmente, incluyendo especies nativas amenazadas con peligro de extinción.

Además se registran avances significativos en el sistema de alerta temprana, estableciendo en este año 79 novedosos mecanismos municipales de sistema de alerta temprana para alcanzar un total de 211 municipios.

Así también ANDA está mejorando el abastecimiento de agua potable para toda la población, y en coordinación con otras instituciones se ha finalizado el plan Nacional Hidríco e iniciado el Plan de Recuperación de Ríos Urbanos en El Salvador, así como  el proceso de licitación para la factibilidad de la primera planta de tratamiento de aguas residuales en el río Acelhuate.

“ANDA va licitar en el 2016 la planta de mejoramiento de las Pavas, el proyecto de la zona norte y el proyecto del lago de Ilopango con el cual se resuelve de una manera estructural el abastecimiento de agua potable por varias décadas para la zona metropolitana”, informó el viceministro de medio ambiente.

San Salvador, 7 de diciembre de 2015.