Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén trabaja para implementar un sistema nacional de abastecimiento de granos básicos que sea capaz de incidir en el mercado de estos productos cuando hayan distorsiones, como en el caso del reciente aumento en el precio de los frijoles ocasionado por una oleada especulativa.

El ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, explicó, durante un programa especial de la Presidencia de la República, que el objetivo de esta acción es tener incidencia para poder equilibrar el mercado, como podría ser la relación entre “el que produce con el que consume”.

En el caso del reciente aumento del precio del frijol rojo, el funcionario fue tajante al denunciar que esta subida es producto de la especulación.

“En este momento hay una profunda distorsión: El que produce está vendiendo a precio bajo, 35 dólares en promedio (el quintal de frijol) y el que consume está comprando tres veces (más) el costo”, denunció el ministro, al destacar que el problema tiene como origen el precio que establece el intermediario.

“La causa es meramente especulativa” dijo el funcionario, al explicar que “hay un pequeño grupo de comerciantes que compra en la salida de la cosecha, cuando el agricultor tiene mucha necesidad de efectivo para pagar deudas, para pagar sus fertilizantes”.

“La información que tengo de Economía Agropecuaria es que se compró en su mayoría a 35 dólares el quintal, así lo compraron los que lo acaparan,  para sacarlo cuando ellos consideran condiciones oportunas, en este caso con una enorme contribución de la prensa -principalmente la escrita- de estar exacerbando las ansias de lucro desmedido a costa del bolsillo de la familia salvadoreña”.

El ministro Ortez indicó que “es una ley fundamental” en las economías de mercado “que frente a las distorsiones del mercado debe intervenir el Estado”, con un papel regulador.

Ante las voces críticas a esta acción del Gobierno, el funcionario dijo que “los que destruyeron el sistema de seguridad alimentaria en el país han salido asustados, ven que recorre un fantasma y dicen que el IRA era corrupto”.

“Nosotros no hemos hablado del IRA”, expresó sobre este antiguo programa desarrollado en la década 1980, sino que “estamos pensando en la reserva como un paso inicial”

“Utilizar las bodegas que disponemos, que nos paga el Ministerio de Hacienda y que son propiedad del Banco de Fomento, buenas bodegas, con buena capacidad, en la que podemos con cantidades pequeñas, moderadas, hacer incursiones en el mercado cuando los ´coyotes´ -para que me entienda bien el pueblo de quienes estoy hablando- se disparen, el Estado tenga capacidad de introducir oferta fresca a precio bajo y mantener el control”.

“Hay que reglamentar este comercio y cuando hablo de reglamentar no estoy hablando de controlar el precio, de fijar el precio. Estoy hablando de establecer normas básicas que deben de regular el comercio de los granos básicos que son fundamentales para nuestra población”, expresó el ministro.

Durante la entrevista, el funcionario también anunció que el presidente Sánchez Cerén encabezará un acto el próximo 28 de julio para hacer la entrega oficial de 40 mil paquetes de semilla de frijol, los cuales servirán para fortalecer la cosecha anual y resembrar en aquellas zonas que podrían ser afectadas por una canícula.

San Salvador, 19 de julio de 2014.