Print Friendly

 

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén pondrá en marcha la próxima semana un esfuerzo de articulación con las alcaldías y comunidades de los municipios en los que se registran mayores índices delincuenciales, en el marco de las acciones propuestas en el Plan El Salvador Seguro elaborado por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC).

 

“El 16 de julio el presidente va a inaugurar esos esfuerzos, donde lo que vamos a empezar a ver será el concurso de distintas instituciones del Estado”, aseguró el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas, en referencia a las acciones que se impulsarán en el municipio de Ciudad Delgado, uno de los 10 que presentan mayores niveles de  violencia y delincuencia.

 

En la entrevista El Salvador Ahora, que transmite Canal 10 y Radio Nacional, afirmó que “lo novedoso va a ser cómo distintos agentes del Estado, educación, salud, obras públicas, etcétera, ingresan a los territorios, cada uno de acuerdo a los programas de que disponen, a los recursos que disponen, para poder articular mejor esos esfuerzos”.

 

Por ejemplo, el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) en la actividad de Ciudad Delgado hará efectivo el pago de los $100 mensuales que corresponde a los jóvenes y las mujeres que son participantes del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI).

 

Todas estas acciones son parte del trabajo que está desarrollando el CNSCC, en el que confluyen representantes de distintos sectores sociales para buscar soluciones efectivas al problema de inseguridad.

 

El resto de los 10 municipios, de esta primera etapa del Plan El Salvador Seguro, son Colón, Zacatecoluca, Santa Ana, Sonsonate, San Salvador, Soyapango, Jiquilisco, Cojutepeque y Mejicanos.

 

El secretario Chicas informó que esta labor se realizará en paralelo al trabajo que ya realizan los cuerpos de seguridad en estos territorios para combatir de manera efectiva a los criminales.

 

“La jornada que inicia el 16 de julio, la próxima semana, es el banderillazo de salida precisamente para pasar de la fase de diseñar grandes programas de seguridad a la fase local, puntual, de lograr integración social”, señaló el funcionario.

 

“Necesitamos generar cohesión social, reacción social positiva, trabajo de las propias iglesias, de las directivas comunitarias, de las propias escuelas, de los maestros en la localidad; necesitamos generar una sinergia común, una acción común que se convierta en un factor motivador, que nos permita desatar la energía social”, subrayó.

 

San Salvador, 7 de julio de 2015.