Print Friendly

El Gobierno de la República inició hoy el análisis de la propuesta de reforma fiscal con líderes de los diferentes partidos políticos en una primera reunión de la Comisión Técnica realizada en Casa Presidencial, encabezada por el secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones, Hato Hasbún, y el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres.

El objetivo es continuar el análisis de la reforma fiscal con los partidos políticos para despejar sus dudas “de tal manera que logremos el consenso”, dijo el secretario Hasbún, y añadió que “estamos impulsando esta reforma fiscal para garantizar ingresos que nos permitan poder responder a la inversión social planificada por este gobierno”, enfatizó el funcionario.

Por su parte, el titular de Hacienda dijo a los dirigentes políticos que con la reforma fiscal presentada por el Ejecutivo a la Asamblea Legislativa se pretende “corregir el desequilibrio existente en las finanzas públicas, obtener los recursos necesarios para la nueva visión de desarrollo, fortalecer los pilares básicos del sistema impositivo y avanzar en la construcción de un sistema impositivo más equitativo, proporcional y eficiente”.

Agregó que esto permitirá “cerrar las posibilidades de elusión y evasión fiscal, para eliminar los privilegios fiscales que tradicionalmente han habido en este país.”

El ministro Cáceres indicó que desde 2009, el gobierno se propuso como medida de política fiscal alcanzar los estándares económicos y sociales regionales que minimicen el nivel de pobreza y exclusividad del país.

“Los países que tienen un tipo de cambio flexible salen más rápido de sus problemas fiscales que los que lo tienen rígido y el nuestro tiene un cambio rígido”, expresó el funcionario a los representantes de los partidos políticos.

Por eso mismo, agregó, se ha propuesto la reforma en tres fases de las cuales ya se impulsaron dos y ahora se impulsa la tercera para lograr la tributación de los sectores de mayor capacidad contributiva.

Además, manifestó que la recaudación ha subido a partir de la anterior administración, pero no lo suficiente como para cubrir todos los compromisos fiscales del país.

En ese sentido, enfatizó que la tercera fase de la reforma quiere llevar a que la tributación pase del 13% al 17% en el presente gobierno, pero sin afectar a los sectores populares ni a la clase media del país.

San Salvador, 16 de junio de 2014.