Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén y el pueblo salvadoreño se congratulan por la decisión del papa Francisco de firmar el decreto de la Congregación para la Causa de los Santos para la beatificación, por la vía del martirio, del Siervo de Dios Monseñor Óscar Arnulfo Romero, “guía y luz” de nuestra nación.

“Nuestro Gobierno reconoce la figura y obra de Monseñor Óscar Arnulfo Romero como guía y luz en el camino hacia un país de bienestar para todas y todos”, expresó el mandatario al iniciar esta mañana una reunión del Consejo de Ministros.

El jefe de Estado declaró que “la voz de Monseñor Romero elevó hasta el cielo, hasta Dios, el clamor de los más pobres de El Salvador” y “su ejemplo sigue inspirándonos para hacer de nuestra tierra un lugar con justicia y felicidad.

El presidente Sánchez Cerén leyó ante el Consejo de Ministros un mensaje del embajador salvadoreño ante la Santa Sede, Manuel Lopez Barrera, en el que le anunció la decisión de Su Santidad, palabras que fueron seguidas de un efusivo aplauso de parte de los funcionarios y funcionarias.

Aclaró que aún no se conocen los detalles ni la fecha, pero dijo que tiene que ser un “evento histórico, que trascienda a nivel mundial como lo merece la figura de Monseñor Romero”.

El jefe del Gobierno dio instrucciones al secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones, Hato Hasbún, para que coordine la conformación del equipo que trabajará junto con la iglesia Católica en la organización del acto donde será beatificado Monseñor Romero, que está previsto se realice en El Salvador.

Añadió que con “la llegada del papa Francisco se aceleró esta causa”, pues él “es una persona que estima la obra de Monseñor Romero”.

“Monseñor Romero es una causa que ha motivado al mundo, y en todas partes conocen a El Salvador por la figura de Monseñor Romero”, dijo con mucho júbilo el Presidente de la República.

San Salvador, 3 de febrero de 2015.