Print Friendly

 

Quiero primeramente rendir un agradecimiento a todos los padres y madres que están acá, gracias por entregar al país esta promoción de jóvenes que van con el entusiasmo de desarrollar este país y apostarle a un rubro tan importante que es dentro del desarrollo económico del país a trasladar este país hacia la agroindustria.

 

Tenemos que buscar aquellos productos que generan más acumulación de dinero y los productos procesados pues tienen mayor valor y estos jóvenes agrónomos que van con esa consigna de aprender de enseñar, de compartir, pues tienen esa enorme misión en sus manos, tienen la enorme misión de este país, este país que es un país agrícola, es un país donde la tierra se cultiva y esa tierra genera la alimentación básica de toda nuestra población.

 

También quiero agradecerles, señores padres de familia, por haber forjado esos valores, esos valores que decía Daniela de la solidaridad, del respeto, del compañerismo, de comprender cómo es una relación de amistad, construir valores, eso solo inicia en el hogar, en el hogar se comienza a construir esos valores.

 

Y ustedes están viendo ahora el resultado de esa formación inicial que dieron a sus hijos, le entregan al país una promoción de agrónomos.

 

Les felicito y les digo que el país los espera con los brazos abiertos, o sea que sean bienvenidos en esta graduación, esperamos que esos sueños que ustedes dicen tener y que han compartido y que ahora son una realidad también les motiven a seguir adelante.

 

Tienen que seguir formándose, tienen que seguir adquiriendo nuevos conocimientos, ahora la ciencia está avanzada.

 

La idea de convertir este centro en un centro de educación superior es, tiene que ver con esa visión, esa visión de que el país necesita gente con conocimientos, con los que ustedes van, saber planificar, saber administrar una empresa, saber construir proyectos.

 

Pero también enfrentar  los nuevos retos y los nuevos desafíos que tiene el país.

Ustedes han visto que hemos declarado una emergencia nacional por la sequía, porque ha afectado el tema vital del agua y el agua es un tema vital para la población y para la vida, lo mismo para la agricultura y ustedes tienen que trabajar en ese contexto nuevo, en ese contexto que se requiere mucha investigación, se quiere mucha capacidad de innovar, de crear.

Aquí ustedes en este espacio comparten un centro de tecnología, ese centro de tecnología no solo investiga, sino que busca innovar nuevas semillas, nuevos productos más adecuados a enfrentar el fenómeno de la sequía y el fenómeno del cambio climático, los sueños siguen Daniela y no hay que perderlos, los años expiran y los años conducen y abren caminos y lo que hay que tener es la voluntad de hacerlo realidad.

Quiero decirles que venía en el camino y me contaba el Secretario Privado que él venía conmigo y me dice mirá, esa escuela es muy bonita y me dice ahí hay una forma distinta porque hay un internado, se convive de otra forma, pero además me dijo algo. Yo me dijo cuándo inicié mis estudios y cuando ya era un jovencito deseaba ser agrónomo y mi inspiración era venir a esta escuela, hoy está en esta escuela pero ya no estudia, pero sí en aquellos años, en los años 60, en los años 70 ser agrónomo era una aspiración de todos los jóvenes.

Y por eso don Roberto Quiñonez, hace 60 años que fue Ministro de Agricultura, él pensó en que había que apoyar al agricultor, que había que apoyar el pequeño, al mediano, al grande productor, pero eso necesitaba conocimientos, para enfrentar los retos de aquella época de los años 50, ahora son otros.

Ustedes además llevan los conocimientos necesarios que el país necesita como decía también Daniela, estamos en la obligación de buscar espacios de reinserción laboral, ese es un reto no solo generar recursos humanos, no son construir capital humano, sino usar ese capital humano, para que ese capital humano pueda ayudar a desarrollar este país.

Yo les quiero nuevamente felicitar y permítanme que les dé un aplauso por su éxito de estos tres años.

En nombre del Gobierno de la República y en representación del pueblo salvadoreño felicito a la Quincuagésima Séptima Promoción de la Escuela Nacional de Agricultura Roberto Quiñónez.

 

Son ochenta y seis nuevos profesionales en la agronomía que hoy se  gradúan, son jóvenes que con mucho honor contribuirán al desarrollo del país con sus conocimientos, habilidades y sobre todo con los valores de la fraternidad y solidaridad que han practicado durante su formación en esta prestigiosa escuela.

 

Nos unimos a la alegría de las familias y amigos de los graduados por este logro importante alcanzado.

 

Felicitamos también a la plantilla docente, al personal técnico y administrativo, a todo el equipo de dirección, por su dedicación para proveer una educación integral a los que hoy se gradúan y a todos los estudiantes de la ENA.

 

Estos nuevos profesionales son un importante contingente para impulsar el desarrollo agropecuario nacional, así como para mejorar la producción a través de la investigación, la transferencia de tecnología y la asistencia a los productores.

 

La Escuela Nacional de Agricultura, a lo largo de sesenta años, ha sido la casa para muchos jóvenes con vocación agrícola provenientes de todo el territorio nacional.

 

Como Gobierno hemos retomado esa tradición y compromiso para hacer de la ENA una institución líder en una educación superior que impulse el desarrollo de la agronomía nacional.

 

Ejemplo de ello es la puesta en marcha del nuevo Plan de Estudio de la Carrera de Agrónomo.

 

Para enfrentar los nuevos desafíos de la agricultura nacional es fundamental que los programas de estudio se mantengan actualizados y acorde a las nuevas realidades.

 

Es por ello que en la revisión y actualización curricular han participado el sector privado, público, ONGs, docentes y académicos, recopilando necesidades y analizando las tendencias del sector para desarrollar un plan de estudio congruente con las necesidades de formación que el país requiere.

 

Para ampliar el número de estudiantes estamos incrementando la gestion de búsqueda de nuevos Cooperantes de Becas de Estudio.

 

Nuestro deseo es que más jóvenes se sumen a este gran proyecto de desarrollo para nuestro país.

 

Igualmente estamos impulsando el mejoramiento de la infraestructura y el equipamiento de la Escuela.

 

Para nosotros es de vital importancia que los estudiantes de este centro tengan las mejores condiciones para su formación científica.

 

La agricultura nacional enfrenta muchos desafíos, uno de los más complejos es el cambio climático, cuyos efectos ya golpean con severidad la agricultura en nuestro país, y para ello estamos implementado una serie de medidas y estrategias coordinadas al más alto nivel, y en el que el Ministerio de Agricultura y Ganadería juega un importante rol.

 

A estos retos responde el compromiso de los profesionales formados en la Escuela Nacional de Agricultura, desarrollando sistemas de producción agropecuaria hacia el desarrollo sostenible, el uso responsable de nuestros recursos, y el cuido del medio ambiente.

 

A pesar de estos desafíos, la agricultura nacional mantiene un buen ritmo de desarrollo y crecimiento.

 

Hemos sufrido los efectos de la sequía por quinto año consecutivo, sin embargo, nos sobrepusimos y el sector creció aproximadamente uno por ciento. Es decir, hemos tenido la capacidad de producir alimentos básicos para nuestro pueblo.

 

Mi Gobierno ha mantenido un respaldo firme para los productores nacionales. Hemos desarrollado semillas mejoradas resistentes a extremos de humedad, sequía y a plagas, además distribuimos con el Programa Nacional de Paquetes Agrícolas para cada cosecha más de 400 mil paquetes para la siembra de maíz y 167 mil de semillas de frijol. Todo esto dentro de la estrategia de seguridad alimentaria.

 

Todo este esfuerzo y el trabajo de los productores han permitido mantener el abastecimiento de los granos básicos a nuestro pueblo y, sobre todo, garantizarle que los precios se mantengan estables en los mercados.

 

Ante esta realidad, quiero llamar la atención sobre la importancia de la aprobación por parte de la Asamblea Legislativa del Programa Nacional de Transformación Económica Rural para el Buen Vivir, por 18.7 millones de dólares, destinado al desarrollo de capacidades para la producción sostenible y adaptación al cambio climático y desarrollo de cadenas de valor competitiva.

 

Otro sector que también ha sido golpeado en los últimos años ha sido la caficultura, Por eso iniciamos el proceso de la renovación y resiliencia del cultivo de café resistente a la roya, suministrando gratuitamente a los productores 7.4 millones de plantas.

 

Amigos y amigas:

 

El pueblo salvadoreño es conocido por su dedicación al cultivo de la tierra. Tenemos una larga tradición de agricultores y agricultoras que nos han transmitido el respeto y beneficios de esta milenaria actividad.

 

Por eso considero que este logro que ustedes, jóvenes graduados, alcanzan este día es también un homenaje a esos miles de agricultores que con dedicación hacen producir la tierra y ponen el alimento diario en la mesa de los hogares salvadoreños.

 

Esta nueva promoción de la ENA es otra nueva señal de optimismo para El Salvador.

 

“Aprender haciendo” dice el lema de esta institución, y ustedes jóvenes graduados seguirán aprendiendo mientras ayuden y enseñen a la familia agricultora salvadoreña.

 

Nuestro compromiso con este presente de oportunidades y desarrollo, es la garantía para el futuro con bienestar, progreso y tranquilidad para todas y todos.

 

Creo en la juventud salvadoreña y puedo decir con plena certeza que el aporte de ustedes, su creatividad y conocimientos contribuirán de manera decisiva a transformar nuestro país.

 

Muchas felicidades, sigan adelante, esto es solo el primero de muchos logros que les esperan.

 

Muchas gracias a todos.

 

 

 

¡Muchas felicidades!

 

Sigan adelante, este es sólo el primero de muchos logros que les esperan.

 

 

Muchas gracias a todos.