Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, exaltó la unidad de la sociedad salvadoreña que este 26 de marzo, Día Nacional por la Vida, la Paz y la Justicia, salió a las calles a reafirmar “que no vamos ceder ni un solo espacio a la delincuencia”.

“Todos debemos ser agentes activos y protagónicos de la paz, la vida y la esperanza, en nuestras familias, centros de trabajo, en las comunidades, para construir un El Salvador seguro”, dijo el Presidente al pie del monumento al Divino Salvador del Mundo y ante una multitudinaria concentración.

El gobernante anunció que en el interior del país las 12 marchas reunieron a más de 200 mil personas, mientras que en San Salvador y la Libertad la movilización alcanzó las 300 mil personas.

“Quiero felicitar a las personas, especialmente a la juventud salvadoreña, iglesias, instituciones, medios de comunicación y empresas que se han sumado a este río humano de esperanza, apoyando con su tiempo, entusiasmo y recursos esta gran movilización nacional”, expresó el estadista.

La marcha fue convocada por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC), cuyos miembros acompañaron al Presidente en el acto central transmitido por cadena nacional de radio y televisión.

“Querido pueblo salvadoreño, este es un día hermoso, lleno de amor, las calles de El Salvador se vistieron de amor, el amor es el testigo de la paz”, afirmó entre aplausos el mandatario.

Agregó que el amor y legado de Monseñor Óscar Arnulfo Romero “alientan nuestro deseo de construir un país en paz y armonía”.

Asimismo, agradeció en nombre del pueblo salvadoreño a los órganos Legislativo y Judicial por “por dotar al gobierno de los instrumentos para hacer el trabajo más efectivo en la lucha contra la delincuencia”.

“Me refiero a la aprobación de la Ley Antiextorsión, la depuración de jueces, y las leyes que endurecen las penas para los que atentan contra la vida de servidores públicos”, expresó.

En este contexto, anuncio que el gobierno próximamente presentara la Ley de Reinserción de Pandillas y Prevención para Personas en Riesgo, que pidió sea aprobada muy pronto y por consenso en la Asamblea Legislativa.

También en su mensaje recordó a las víctimas de la violencia en El Salvador: “Reafirmo nuestra voluntad de que ningún crimen quedará impune”, expresó el jefe de Estado.

En su mensaje el Presidente dedicó un apartado especial a los delitos contra las mujeres: “los feminicidios y la violencia contra la mujer son intolerables y serán perseguidos y castigados con todo rigor”, dijo.

También destacó el reciente nombramiento del Comisionado Presidencial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia, Hato Hasbún, “para garantizar la articulación e integración de todo el Estado y los sectores a nivel nacional, departamental, municipal y comunitario involucrados en esta crucial lucha”.

“Esta es una lucha que vamos a ganar todos los salvadoreños y salvadoreñas, porque asumimos el reto de seguir trabajando por el respeto a la vida, para profundizar la paz y hacer prevalecer la justicia”, fue el mensaje final del Presidente a los marchantes, a quienes pidió regresar a sus casas convencidos de que unidos podemos dar solución al problema estructural de inseguridad que por años ha afectado a El Salvador.

San Salvador, 26 de marzo de 2015.